Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El vicepresidente Pere Aragonés y la plana mayor de ERC, que ha conocido el escrito de acusación de la Fiscalía por el procés

ERC habla de farsa y avisa: "La república es imparable"

Tras conocer la dura petición de condena para su líder, Oriol Junqueras, los republicanos acusan al Estado de "tener miedo a la democracia", "inventar un relato" y "aportar por la represión"

6 min

Tras la alta petición de condena que ha hecho la Fiscalía respecto a Oriol Junqueras --se enfrenta a 25 años de prisión y otros tantos de inhabilitación por el 1-O--, su partido ha hecho público un comunicado en el que califica de "farsa" el juicio. "Un relato inventado, con pruebas y escritos que no aguantan por ningún lado, con delitos que no existen, porque ya se ha dictado sentencia y sólo se intenta aparentar normalidad, se intenta vestir la farsa".

"Hoy hemos asistido a la constatación de un hecho --añaden--, que no por esperado, deja de entristecernos y rebelarnos, el sistema judicial español continúa alimentando la farsa y quiere condenar la voluntad democrática de todo un pueblo". Lo hace, según ERC, "castigando, generando sufrimiento a aquellas personas que formaban el Gobierno de este país, a la (ex)presidenta y la Mesa del Parlament de Cataluña y los miembros de la sociedad civil. Quieren condenar a todas estas personas, pero en realidad lo que están intentando es sellar las voces de la inmensa mayoría de este pueblo".

"Una vergüenza para la democracia española"

Para los republicanos, "este juicio es un ataque a la democracia, a los derechos fundamentales, a la libertad y a la política. Un solo día de condena ya es una vergüenza para la democracia española. Este juicio no debería haberse producido nunca. Porque no se condenan hechos, se persiguen ideas, se persiguen adversarios políticos. El Estado español dice, con este juicio, que no le importa destruir su propio estado de derecho para defender la unidad de España. Dice que no le importa el ridículo internacional, el desprestigio del mundo democrático si así puede retener los catalanes a la fuerza, si así puede garantizar la indivisible unidad del reino. El Estado ha demostrado una vez más que es absolutamente capaz de todo para garantizar su unidad y en eso no hay diferencias entre partidos".

Arrementen contra el Estado porque habla de "romper leyes y constituciones, de desobediencias, de una violencia que nunca existió por parte del movimiento independentista porque no es lo suficientemente maduro, no es suficientemente democrático ni lo suficientemente fuerte para hablar de política, de democracia y del derecho de la autodeterminación. El Estado tiene tanto miedo de la democracia que ha decidido apostar por la represión e intentar retener un pueblo que quiere decidir soberanamente qué quiere ser. No podrán hacerlo. El 1-O el pueblo autodeterminarse y esto no tiene vuelta atrás".

"Represión y violencia"

El partido liderado por Junqueras afirma que "el consenso en el Estado ha sido, y es todavía, mantener la unidad de España por encima de cualquier otra cosa, incluso, apostando por la represión y utilizando la violencia. En las estructuras de poder del Estado, no llevan la democracia en el ADN, sólo la imposición. Y esta cuestión sólo se resolverá negociando y votando, nunca con la represión. Será el pueblo de Cataluña quien decidirá qué debe ser este país, aunque quieran encarcelar e incluso pegar a su gente. Háganse a la idea de que la represión no les sirve de nada, sólo para generar sufrimiento. Ya hace un año que hay gente en la cárcel, pero en las urnas continúa ganando el independentismo y este movimiento no lo detendrán con juicios ni más represión".

Concluye Esquerra que "la cárcel y el exilio está desnudando el régimen del 78 y toda la estructura del Estado que la sustentaba. La monarquía, el sistema judicial, los principales partidos políticos, los cuerpos policiales, pero también las grandes empresas y las estructuras que sostienen un sistema de intereses que no quieren perder su poder". El independentismo, dicen, "es el movimiento que está haciendo tambalearse de verdad el régimen del 78 y su estructura de poder. Y, desgraciadamente, para el Estado este proceso ha comenzado y ya no lo pueden detener porque con su actuación lo único que están consiguiendo es destruir aún a más velocidad su propio estado. Este proceso hacia la República es imparable".