Menú Buscar
Joan Tardà se dirige a la presidencia del Congreso durante la sesión de control del Gobierno del martes / EFE

ERC admite que desconocía la visita de Puigdemont a la Moncloa

Los portavoces de los republicanos en Madrid restan importancia al encuentro, pero no ocultan que estaban al margen de las conversaciones

2 min

ERC, el socio de la antigua Convergència en el Govern de la Generalitat, no estaba al tanto de las conversaciones “secretas” de Carles Puigdemont y Mariano Rajoy.

El portavoz adjunto de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, ha asegurado hoy que su partido no estaba al tanto de la reunión del presidente del Gobierno y el de la Generalitat de Cataluña aunque la ha enmarcado dentro de la normalidad democrática.

"No será tan secreta"

"No, no, ni idea", ha respondido Rufián en los pasillos del Congreso a preguntas de los periodistas sobre si ERC sabía de la reunión del 11 de enero pasado. Tras apuntar que "no será tan secreta si al final la gente se ha enterado", ha subrayado que lo "normal" es que "la gente hable" y lo "anormal" es que "sea noticia" que lo hagan dos personas que "representan tantas cosas".

"Forma parte de la normalidad democrática", ha insistido el diputado catalán, para quien "la anormalidad era lo que pasaba la anterior legislatura, en la que nadie hablaba con nadie".

Referéndum siempre

En cualquier caso, ha querido insistir en que el compromiso de la Generalitat es "referéndum o referéndum" y que "no solo es el compromiso del señor Puigdemont, sino de todo un Gobierno".

El portavoz oficial de ERC en el Congreso, Joan Tardà, también ha dicho desconocer si existió la famosa reunión, pero ha apuntado: "Si ha existido, bienvenida".

Preguntado por si ha habido contactos discretos entre el Estado y la Generalitat, ha evitado pronunciarse porque "que los líderes sean discretos debería ir en el oficio", ha sostenido ante las cámaras de TVE.

Aun así, ha subrayado que siempre han estado "dispuestos a negociar", aunque ha añadido que el referéndum se convocará igualmente aunque el Gobierno no quiera pactarlo.