Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Pere Aragonès (ERC) saluda a Dolors Sabater (CUP) en presencia de Laura Borràs (JxCat) / EUROPA PRESS

Preacuerdo entre ERC y la CUP para investir a Aragonès y celebrar un referéndum independentista

A falta de cinco días para que termine el plazo, republicanos y antisistema cierran un pacto a la espera de sumar a JxCat

5 min

ERC y CUP han alcanzado un principio de acuerdo para investir presidente de la Generalitat de Cataluña al candidato de ERC, Pere Aragonès, en el que destaca la celebración de un nuevo referéndum independentista, se pone en el punto de mira a los Mossos d'Esquadra y se prevé la paralización de los desahucios. Un pacto que, en todo caso, está pendiente de la posición de JxCat, que en las últimas semanas no ha cedido en las negociaciones.

El compromiso entre las fuerzas independentistas pasa por que los anticapitalistas voten a Aragonès, que es el actual presidente catalán en funciones, en la sesión de investidura que se debería celebrar, como muy tarde, el próximo viernes, 26 de marzo. La convocatoria de dicho debate debería realizarse este miércoles, aunque la presidenta del Parlament, Laura Borràs --de JxCat, pero que recibió lo votos de ERC para acceder al cargo--, no ha descartado su aplazamiento ante la imposibilidad de cerrar un acuerdo entre su partido y los republicanos.

Nuevo referéndum independentista

Entre las condiciones del preacuerdo entre ERC y la CUP destaca la preparación de un nuevo referéndum independentista que se debería celebrar antes de finalizar la legislatura.

"Las dos formaciones se comprometen a preparar las condiciones necesarias a lo largo de la legislatura para realizar un nuevo embate democrático, preferentemente en forma de referéndum, mientras se mantiene la apuesta de ERC por un proceso de negociación, para resolver democráticamente el conflicto de Cataluña con el Estado español", señala el documento firmado.

Retirar las balas de foam a los mossos

Otro de los puntos del acuerdo prevé "introducir cambios en la gestión del orden público" y en "las actuaciones policiales".

Esto se traduce en que, hasta la aprobación de nuevos "protocolos", "se suspenda el uso de los proyectiles de foam por parte de los cuerpos policiales en Cataluña".

Freno a los desahucios

El documento también reivindica la defensa del "derecho a la vivienda", "no solo para dar respuesta a la emergencia habitacional de forma inmediata, sino también para poder generar un cambio de modelo a medio plazo".

Ambas formaciones se comprometen a "impulsar una agenda legislativa catalana en materia de vivienda y, a la vez, actualizar los protocolos para evitar desahucios a personas en riesgo de vulnerabilidad".

Reforzar la atención primaria

Finalmente, el preacuerdo destaca las "políticas de salud" como relevantes en esta legislatura, ante la "pandemia del Covid-19 y la crisis que se deriva de ella".

Por ello, apuestan por "reforzar la atención primaria para situarla en el centro del sistema sanitario público", marcándose como objetivo que se destine a este ámbito el 25% del presupuesto de Salud.

A la espera de confirmación interna de los partidos

El pacto se someterá a validación de los respectivos órganos internos de ambas formaciones en los próximos días.

La CUP ya ha anunciado que este miércoles sus asambleas abiertas parlamentarias debatirán y votarán de forma telemática sobre el texto.

Pendientes de JxCat

En todo caso, y una vez aprobado internamente, el pacto quedará a la espera de llegar a un acuerdo con JxCat, cuyo apoyo es imprescindible para investir a Pere Aragonès.

De momento, la posición de los neoconvergenes ha sido inflexible a la hora de exigir una hoja de ruta para "implementar" la república catalana. El discurso de Borràs en la toma de posesión como presidenta del Parlament mantuvo el tono de confrontación total con el Estado español. Habrá que ver si la propuesta de ERC y la CUP logra convencer a JxCat.