Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, junto al candidato de ERC en las pasadas municipales, Ernest Maragall

ERC y comunes rompen su idilio en Barcelona por el 'caso Pegasus'

Quienes estaban llamados a pactar tras los comicios de 2023 en el Ayuntamiento de Barcelona se enfrentan por el supuesto espionaje tras las acusaciones de Maragall

2 min

Mal empieza la alianza de ERC y comunes de cara a las elecciones municipales. Quienes estaban llamados a pactar tras los comicios de 2023 en el Ayuntamiento de Barcelona, pues esa es la prioridad de los comunes mientras los republicanos se dejan querer, protagonizan este fin de semana una pugna a cuenta del caso Pegasus.

El sexto teniente de alcalde de Barcelona, Jordi Martí, durante la presentación del nuevo curso por parte del Consorcio de Educación de Barcelona / CG
El sexto teniente de alcalde de Barcelona, Jordi Martí / CG

Las hostilidades arrancan de unas declaraciones del líder de ERC en el Ayuntamiento de Barcelona, Ernest Maragall, quien ha criticado el supuesto espionaje del CNI sobre las negociaciones para formar gobierno tras las municipales de 2019, del que la alcaldesa Ada Colau y el primer teniente de alcalde Jaume Collboni se beneficiaron, en sus palabras: "Para mantener el poder todo vale, incluso la ayuda del CNI", les ha afeado.

"Una calumnia"

Por su parte, el concejal de Presidencia de Barcelona y teniente de alcalde de Cultura, Jordi Martí, ha acusado al líder municipal de ERC, Ernest Maragall, de calumniar a Colau. Martí ha defendido que los comuns siempre han estado en contra de cualquier espionaje político y han exigido transparencia y asunción de responsabilidades por el caso. "La acusación de Ernest Maragall a Colau es una calumnia inaceptable, exigimos rectificación inmediata".

El cruce de reproches tiene lugar un día después de que Barcelona en Comú haya pedido a Colau que se presente por tercera y última vez a la alcaldía barcelonesa. Tal como informó Crónica Global, los comuns centran sus esfuerzos en un pacto con los republicanos. De hecho, es la única estrategia de pactos definida hasta ahora por la confluencia de izquierdas de cara a las municipales.

Un pacto, ahora en el aire, que viene precedido del apoyo mutuo en los presupuestos de la Generalitat y del Ayuntamiento.