Menú Buscar
Albert Rivera, líder de Ciudadanos, y el expresidente Artur Mas, en los pasillos del Parlamento catalán.

¿En qué se parece la nueva CDC a Ciudadanos?

Liberada del conservadurismo de UDC, la militancia convergente defiende una economía liberal y una política social de izquierda, igual que la formación naranja, con la que se disputa la centralidad catalana

María Jesús Cañizares
4 min

Salvando las distancias, la nueva CDC tiene muchas similitudes con Ciudadanos. Una formación con la que se disputa la centralidad catalana. En respuesta a la encuesta que la dirección del partido ha hecho en sus agrupaciones territoriales con la finalidad de establecer las pautas ideológicas, los militantes defienden tesis liberales en el terreno económico, pero socialdemócratas en el ámbito de la política social. Una dualidad que también tiene C's.

Si se tiene en cuenta que el partido liderado por Albert Rivera ha limado las durezas de su discurso identitario --no a la guerra de banderas, menos beligerancia en materia lingüística…-- y que, al igual que CDC, huye de las etiquetas para ampliar su espectro electoral, las coincidencias aumentan.

Aborto, eutanasia, adopción gay

Convergència está en fase de refundación, tal como dictaminaron las bases en la votación celebrada el sábado, aunque el hecho de que aún esté pilotada por Artur Mas hace dudar de ese deseo de transformación y de los responsables de llevar a buen puerto ese objetivo. Sin embargo, la militancia ha hablado y, una vez liberada del conservadurismo de UDC, exsocia de CDC, defienden ahora el aborto libre o, cuando menos, la permanencia de la ley actual --igual que Ciudadanos--, o el derecho de las parejas homosexuales a adoptar --algo que había provocado división de voto en el Parlamento catalán entre CDC y UDC--.

Al igual que la formación naranja, la militancia convergente también defiende la eutanasia, aunque hay un amplio sector que solo la apoya si es pasiva. Por el contrario, hay una fuerte división respecto a si los inmigrantes deben tener los mismos derechos y deberes que los nacidos en Cataluña. Una amplia mayoría cree que se debería regular la prostitución y la dación en pago en casos de familias que no pueden pagar la hipoteca.

Sin ejército

Obviamente, todavía hay grandes diferencias entre CDC y Ciudadanos en materia identitaria, pues los militantes convergentes se definen como “solo catalanes”, abogan por la creación de un Estado propio dentro de la UE y rechazan tener un ejército propio. En este sentido, proponen formar parte de un ejército supraestatal.

Las bases convergentes se definen de centro o centroizquierda, pero al igual que C's, huyen de las etiquetas y prefieren definir su partido como un espacio de confluencia y convivencia.

En política económica, apuestan por bajar los impuestos, y por la combinación de políticas de crecimiento para incentivar el empleo, con ciertas políticas de austeridad que permitan ir reduciendo el desequilibrio financiero. También proponen una Administración con unos servicios públicos de calidad que concierte con la iniciativa privada determinados servicios públicos.

Regeneración

La nueva CDC, a tenor de las opiniones de sus bases, abandera medidas de regeneración y transparencia, tal como ha hecho siempre Ciudadanos, aunque en el caso de los convergentes es casi obligado, dado los casos de corrupción que han salpicado al partido y que han forzado su refundación.

Según la encuesta, los militantes asumen el principio de separación de cargos de partido y de instituciones, y exigen por amplia mayoría que las personas investigadas (imputadas) en un proceso judicial por supuestos delitos de corrupción no vayan en las listas electorales. Son partidarios de la financiación pública y privada, así como de poder recibir donaciones de empresas, pero solo si se hacen públicas.

Y aunque las bases acaban de votar a favor de la constitución de un nuevo partido, consideran que la palabra Convergència debe aparecer en su nomenclátor.