Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Artur Mas, durante su participación el jueves en un acto de Òmnium Cultural / CG

Dos empresas reconocen haber facturado al Palau trabajos hechos para CDC

Hispart y Altraforma, firmas que trabajaron para la campaña electoral convergente, cobraron de la institución musical más de un millón de euros

4 min

Dos responsables de sendas empresas han asegurado en el juicio del caso Palau en sus declaraciones como acusados, que giraron al Palau de la Música facturas por trabajos que en realidad eran para CDC, entre ellos parte de la campaña electoral del partido en las elecciones generales de marzo de 2004.

El gerente de la empresa Hispart, dedicada al montaje de sistemas audiovisuales en congresos y mítines, Juan Manuel Parra, ha asegurado que remitió a la institución que presidía Fèlix Millet un total de 13 facturas que se correspondían a trabajos para el partido en esos comicios.

13 facturas por el 2004

Ha explicado que las 13 facturas que se enviaron al Palau entre 2004 y 2008 por valor de 824.000 euros correspondían solo a trabajos del año de 2004, pero que tuvieron que espaciar así los cobros porque esa era la condición: "Fueron las condiciones que nos dieron, no pudimos hacer nada más".

Parra ha asegurado que cuando murió el que era tesorero de CDC Carles Torrent, en 2005, habló con su sucesor, Daniel Osácar --acusado en esta causa--, porque el Palau no pagaba algunas de las facturas, pero que él no estaba al corriente de nada, por lo que tuvo que volver a pedir ese dinero al Palau, concretamente al exdirector Jordi Montull, su persona de contacto en la institución.

"(Osàcar) Me dijo que no sabían nada de ese tema, que no tenían nada. Me fui al Palau a reclamar. Allí me dijeron que cuanto tuvieran dinero me lo pagarían", ha detallado en su declaración ante el tribunal.

Instrucciones de Torrent

Ha explicado que tras esas elecciones de 2004, elaboraron desde su empresa los albaranes de todos los eventos, que se entregaron al director de campaña y que una vez contaron con el visto bueno del departamento de contabilidad del partido, unos días después llamó para saber cómo se iba a pagar, y que Torrent le dio estas instrucciones.

A preguntas de su abogado, ha detallado que cuando se destapó el caso su empresa llegó a un acuerdo económico con el Palau de la Música para devolver el dinero.

La misma operativa

En la misma línea ha declarado el exconsejero delegado de la empresa de publicidad Altraforma Miguel Giménez Salinas, que ha asegurado que CDC les llamó para que facturaran al Palau trabajos que su firma en realidad había hecho para el partido.

"Nos llamaron de Convergència y nos dijeron: factura aquí este concepto", ha explicado Giménez Salinas, y ha justificado que en su empresa aceptaron falsear estas facturas --de los años 2006 y 2007-- porque lo que querían era cobrar.

A preguntas del fiscal anticorrupción Emilio Sánchez Ulled, este directivo ha explicado que enviaron por correo al Palau de la Música estas facturas por trabajos a Convergència y que, por parte de la institución cultural, nadie se quejó de tener que pagar facturas del partido político.

Giménez Salinas ha explicado que no sabe quién fue el cargo de CDC que les dio estas indicaciones porque de las gestiones concretas se encargaba la que era directora financiera de la empresa, que falleció.

Según el escrito de acusación de la Fiscalía, Altraforma facturó mendazmente al Palau un total de 190.778 euros: en 2006 por un importe de 60.000 euros y en 2007 otras dos facturas por valor de 69.298 y 61.480 euros.