Menú Buscar
El presidente Carles Puigdemont (d), el vicepresidente Oriol Junqueras (c) y el consejero de Exteriores Raül Romeva (i), en el avión que les llevó a Bruselas para pronunciar una conferencia sobre el referendum independentista / JORDI BEDMAR

Las empresas catalanas dan la espalda a Puigdemont

La suspensión de una misión comercial a Marruecos, ‘partner’ histórico de Cataluña, aviva la desconfianza del empresariado, cada vez menos presente en los viajes institucionales del Govern

4 min

La suspensión de una misión comercial encabezada por Carles Puigdemont a Marruecos no solo ha supuesto un mazazo para el presidente catalán, sino que aviva la desconfianza de las empresas privadas, cada vez menos proclives a acompañar al Gobierno independentista en este tipo de viajes. “La lealtad institucional está por encima de todo, pero la situación política, la improvisación y los equipos inestables ponen las cosas muy difíciles”, explican a Crónica Global fuentes empresariales.

Marruecos, Portugal y Japón han sido, históricamente, los principales aliados comerciales de Cataluña. Los expresidentes Jordi Pujol, Pasqual Maragall, José Montilla e incluso el neosecesionista Artur Mas habían cultivado la relación comercial con estos países.

pujol marruecos

Jordi Pujol con el Primer ministro de Marruecos, Mahmud Abbas El Fasi / CG

Las mismas fuentes no descartan que el Gobierno español haya presionado al marroquí para que no recibiera a Puigdemont, que debía desplazarse al país alauita del 7 al 9 de mayo junto al ministro-presidente de Flandes, Geert Bourgeois. Ambos decidieron conjuntamente cancelar su participación en la misión, después de que Marruecos informara, a dos semanas del inicio del viaje, de que ningún mandatario marroquí podía recibirles durante esas fechas. La suspensión echó a perder el trabajo realizado por las empresas flamencas Voka-Cámara de Comercio de Amberes-Waasland, las agencias de comercio y de inversión ACCIÓ y Flanders Investment and Trade.

maragall rey marruecos

Pasqual Maragall, durante una entrevista con el rey de Marruecos, Mohamed VI / JORDI BEDMAR

Una sutil referencia al paralelismo entre el derecho a la autodeterminación que reivindica el Sáhara y Cataluña por parte de la diplomacia española puede haber sido letal para la misión catalana. Pero lo cierto es que el plante de los mandatarios internacionales a Puigdemont afecta ya, no solo a los bolos destinados a vender el procés, sino también a los viajes estrictamente económicos.

Y llueve sobre mojado.

Entidades parapúblicas

Cada vez son menos las empresas privadas que se apuntan a las misiones comerciales de la Generalitat. Atendiendo a los últimos viajes económicos organizados por el Gobierno de Carles Puigdemont, cada vez hay más presencia de entidades parapúblicas, como consorcios tecnológicos, cámaras de comercio, patronales o puertos, pero desciende el número de empresas que deciden acompañar a los consejeros responsables de la economía, el comercio y la industria catalana. “Las grandes compañías del sector de la automoción no se apuntan a las misiones comerciales y el perfil de las participantes es cada vez más bajo”, explican fuentes conocedoras de esos viajes.

La convulsa situación política que ha generado el proceso independentista, unida a legislaturas cada vez más cortas, favorecen la improvisación. “Antes, los viajes se organizaban con tiempo para poder cuadrar agendas. Los preparativos están ahora en manos de equipos inestables”, añaden las mismas fuentes.