Menú Buscar
José Luis Bonet, el presidente de la Cámara de Comercio de España, que ha pedido mantener la legalidad en Cataluña tras la investidura de Torra / EP

Los empresarios piden a Torra mantenerse en la legalidad y diálogo con el Gobierno

José Luis Bonet, la Cámara de Comercio de Barcelona, Foment del Treball, Pimec y Cecot ven necesario volver a la normalidad

5 min

Los empresarios quieren estabilidad en Cataluña. Desde que empezó el procés, las patronales y las Cámaras de Comercio han insistido en la necesidad de que la situación se normalizara para que la economía mantuviera su crecimiento y no se viera más afectada por la situación política. Ahora, con la investidura de Quim Torra, ven más cerca el objetivo aunque piden al nuevo president legalidad y diálogo.

José Luis Bonet, el presidente de la Cámara de Comercio de España, fue de los primeros en pronunciarse después de que el candidato de Carles Puigdemont obtuviera la mayoría simple necesaria en segunda votación para convertirse en presidente de la Generalitat: “Evidentemente estoy a las antípodas de su pensamiento político, porque parte de una premisa que no comparto en absoluto”.

Respeto al orden constitucional

Bonet aseguró que la vía para “salir de la anomalía” es “respetar el orden constitucional y estatutario”. Por su parte, la Cámara de Comercio de Barcelona pidió un nuevo Govern “efectivo, estable” y “capaz de desarrollar políticas y actuaciones a lo largo de todo el mandato que prevé la legislación vigente”. Las patronales también han insistido en la idea de actuar en el marco de la legalidad.

Es el caso de Foment del Treball, que ha pedido a Torra “garantizar la cohesión social” con un Ejecutivo “estable, previsible y con políticas a medio y largo plazo”. La organización de pequeñas y medianas empresas Pimec emitió un comunicado tras la investidura en el que insistía en la “gobernabilidad, la estabilidad y la capacidad de diálogo”.

El artículo 155 y diálogo

Para el presidente de la Cámara de Comercio de España, la constitución de un nuevo Govern tiene que ir acompañada del fin de la aplicación del artículo 155 en Cataluña, siempre y cuando el Ejecutivo dirigido por Torra no lleve a cabo “hechos contrarios al orden constitucional”. Además, Bonet pidió un “esfuerzo de diálogo para lograr la concordia y el consenso” no sólo por parte de la Generalitat, sino también de las fuerzas políticas españolas.

El diálogo también lo ha pedido Foment, que apela a la “responsabilidad de todos los grupos parlamentarios y de todos los diputados para establecer un diálogo constructivo en beneficio del conjunto de la ciudadanía de Cataluña y su tejido productivo”.

Retos económicos

En materia económica, la entidad que preside Miquel Valls considera que el Govern debería apostar por un "plan de dinamización económica que refuerce la confianza de todos los agentes en el presente y el futuro". Los pilares de este plan deberían ser, según la Cámara de Barcelona, la innovación, la internacionalización, la formación y las infraestructuras.

Foment ha recordado que la Generalitat es "esencial para una estabilidad social y económica del país y factor clave de crecimiento, por lo que pide una acción de Govern comprometida con el Estatuto y la Constitución". Por su parte, Cecot pide promover políticas que impulsen e internacionalicen las empresas catalanas, así como otras que apoyen la innovación. Finalmente, Pimec cree que el nuevo Ejecutivo debería priorizar el despliegue del Pacto Nacional por la Industria; infraestructuras "esenciales" como el Corredor Mediterráneo, los aeropuertos, los puertos y Rodalies, y acordar un nuevo sistema de financiación, entre otras medidas.