Menú Buscar
El presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre, en su intervención en el Fórum Nueva Economía / CG

El empresariado catalán dice ‘no’ al programa de gobierno de PSOE y UP

Foment del Treball lo considera "muy perjudicial en un contexto de desaceleración económica"

4 min

El empresariado catalán expresa su oposición al acuerdo para un Gobierno de coalición progresista en España firmado ayer por los líderes del PSOE, Pedro Sánchez, y de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, al considerarlo "muy perjudicial en un contexto de desaceleración económica".

La patronal Foment del Treball y su adscrita Fepime, en coordinación con la CEOE española, han anunciado este martes su propósito de activar "todos los mecanismos de negociación y parlamentarios para evitar poner en marcha este programa de Gobierno".

Según explica Foment en un comunicado, su junta directiva analizará dicho acuerdo, así como el anteproyecto de ley de medidas fiscales, financieras, administrativas y del sector público para 2020, el próximo 13 de enero.

Contra la presión fiscal y a favor de la reforma laboral

La patronal catalana lamenta que el programa de gobierno de PSOE y UP "incrementa la presión fiscal a empresas y personas físicas y modifica la reforma laboral" llevada a cabo por el PP en 2012, que según su valoración contenía aspectos "determinantes para evitar el cierre de muchas empresas" en "los años duros" de la crisis económica iniciada en 2008.

La organización presidida por Josep Sánchez Llibre considera que el acuerdo anunciado "perjudica el crecimiento económico del país y a las grandes empresas, pimes y autónomos, desmotiva la inversión, no genera confianza y frena la generación de ocupación en un contexto de desaceleración económica".

Combatir la economía sumergida

Sánchez Llibre subraya la importancia de "atacar la economía sumergida en diez puntos en relación al PIB" como "el mejor camino para incrementar la recaudación". Algo que, según Foment, no se contempla "como una prioridad" en las 50 páginas del pacto.

Según los cálculos de dicho dirigente, esta medida permitiría incrementar los ingresos públicos hasta 100.585 millones de euros "en el conjunto de los cuatro primeros años" y, a partir del cuarto, "se conseguirían unos ingresos recurrentes de 40.000 millones anuales".

La CEOE ve "populismo"

La CEOE, por su parte, también ha expresado su "honda preocupación" por unas medidas que considera "más cerca del populismo que de la ortodoxia económica", y por el daño que, a su modo de ver, éstas pueden causar al empleo y la economía.

En un comunicado junto a Cepyme, empresarios del resto de España coinciden con los de Cataluña al señalar que, en un contexto de ralentización económica, el documento de PSOE y UP esboza unos planteamientos que impactarán de forma "muy negativa en la creación de empleo, en el futuro de las empresas y desincentivarán cualquier posibilidad de inversión en España".

Asimismo, consideran que sus planteamientos darán pie al aumento de la economía sumergida y a "menores oportunidades de acceso al mercado laboral, los dos grandes problemas de este país". "La adopción de iniciativas legislativas sin consenso pueden acabar teniendo escaso recorrido y siendo contraproducentes", añaden.

Las patronales españolas tienen previsto someter a consideración el documento presentado por la coalición PSOE-Unidas Podemos en su junta directiva de enero.