Menú Buscar
Jaume Roures, fundador y accionista de Mediapro, arañó un contrato del CTTI en 2012 / EFE

La Guardia Civil cree que una empresa de Roures ayudó a crear el 'CNI catalán'

Unitecnic, filial de Mediapro, arañó un contrato del CTTI en 2012 para desplegar la red de comunicaciones del 'Govern'

3 min

La Guardia Civil cree que una empresa filial de Mediapro, el grupo audiovisual de Jaume Roures, ayudó en la creación del CNI catalán. El instituto armado investiga un contrato troceado para montar la red de comunicaciones del Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CTTI) del que Unitronic, participada por el conglomerado, arañó una parte.

Según ha publicado Ok Diario, los agentes rastrean los contratos otorgados por el CTTI y el Cesicat, la Agencia de Ciberseguridad de Cataluña, desde 2016. Uno de ellos, concedido en lotes por el primer organismo, fue concedido a una unión temporal de empresas (UTE) en la que participaba Mediapro.

Era una licitación para el "aprovisionamiento de infraestructura de procesos de datos" de la Generalitat de Cataluña. La adjudicación, con un valor total de 470 millones de euros, se dividió en seis lotes.

Unitronic aporta la fibra óptica

Según los dosieres de la licitación, la participada de Mediapro aportó "más de 1.600 kilómetros de fibra óptica, la mayor parte de los cuales al proyecto Red Abierta de la Generalitat de Cataluña, gestionado por el Grupo Imagina, al que pertenece Unitecnic".

Ello le valió para adjudicarse junto a Nexica (Grupo COM 2002) uno de los lotes del contrato, con un presupuesto anual de 9,2 millones de euros hasta los 39,1 millones para los seis años de acuerdo.

Cuñado de Artur Mas

Además de la filial del grupo de Roures, resultaron ganadores de la adjudicación con número CCPP/CTTI/2011/3 el Grupo Seidor, en el que trabaja Joan Antoni Rakosnik, cuñado del expresidente catalán Artur Mas, y T-Systems, que gestionó el voto electrónico del pseudoreferéndum del 9 de noviembre de 2014 y de la consulta ilegal del pasado 1 de octubre.

La documentación del contrato ha sido aportada por la Guardia Civil al sumario del juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona, que investiga, precisamente, la organización de la consulta ilícita de secesión organizada por el Govern de Carles Puigdemont.