Menú Buscar
El presidente de la Generalitat, Quim Torra, impulsor de la embajada catalana en EEUU / EUROPA PRESS

La nueva embajada 'indepe' de Torra en Estados Unidos cuesta 420.000€

La nueva oficina ya ha gastado el 60% del dinero del presupuesto que tuvo la anterior sede en Nueva York durante 2016

22.03.2019 08:59 h.
2 min

El coste de la nueva embajada de la Generalitat en Estados Unidos: 478.769 dólares de fondos públicos (unos 420.000 euros). La delegación se ubicará en un edificio de la famosa calle K de Washington, a solo unos metros de la Casa Blanca. La nueva localización tiene un enclave mucho más estratégico que sus antiguas oficinas en un bloque de Nueva York, puesto que es una zona donde se localizan grandes lobbies

Un documento, al que tuvo acceso El Confidencial, desvela el coste que ha supuesto la embajada solo en estos primeros meses de funcionamiento. Este medio explica que el gasto de este organismo llega ya al 60% de lo que gastó esta misma institución durante el año 2016. La cifra queda lejana a las semanas previas del 1-O, cuando Puigdemont envió 800.000€ a EEUU como último intento para recabar apoyos a la convocatoria ilegal. Se explica que incluso contrató al lobby Sphere Consulting para que el argumentario secesionista tuviera repercusión mediática estadounidense.

Recurso de Borrell

El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, lanzó su ofensiva contra las oficinas extranjeras de la Generalitat, aunque los tribunales todavía no se han pronunciado. Torra ha aprovechado esta situación para volver a desplegar todo el cuerpo diplomático catalán, clave para la construcción de la Cataluña independiente. 

El propio Torra aprovechó el pasado enero las gestiones sobre el terreno de la nueva administración para reunirse con políticos republicanos y demócratas en una gira propagandística por los Estados Unidos. Entre los más destacados, el alcalde demócrata de Boise, David Bieter; el senador demócrata por California, Jerry Hill: o los congresistas republicanos Paul Cook y Mario Díaz-Balart. El último es el gran aliado estadounidense que tiene el secesionismo catalán en el gigante americano.