Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Pablo Planas y  Iñaki Ellakuría durante la entrevista con Crónica Global / CG

"Sánchez se ha comportado durante la pandemia como el jefe del Estado"

Iñaki Ellakuria y Pablo Planas analizan la gestión de Pedro Sánchez en los meses de la reclusión social en 'Manual de incompetencia' con la idea de que ha querido plantear un cambio de "régimen"

17 min

Una crónica periodística con una visión muy concreta: evidenciar que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, cometió demasiados errores en el inicio de la pandemia del Covid, y que quiso aprovechar la ocasión con el refuerzo de la mayoría que le permitió la investidura. Los periodistas Iñaki Ellakuria (Barcelona, 1978), --periodista político y columnista de El Mundo-- y Pablo Planas (Huesca, 1966), colaborador de Crónica Global --fue subdirector de ABC y La Razón--, pintan en Manual de Incompetencia, (Funambulista) un fresco sobre los seis primeros meses de la pandemia. “Sánchez se ha comportado durante la pandemia como el jefe del Estado”, señalan en esta entrevista con Crónica Global.

--Pregunta: El libro Manual de incompetencia muestra un punto de vista claro. ¿Era la intención, una crítica directa al presidente Sánchez?

--Respuesta (Ellakuría): Es una crónica periodística, sobre el día a día de los primeros seis meses de la pandemia. Tiene un punto de vista, claro, crítico con la gestión del Gobierno, porque consideramos que, tras seis meses, se llega liderando todos los ránkings negativos. Esa visión se basa en los datos, en los hechos, después de escuchar, en boca del presidente, que se ha ganado al virus, en el mes de julio, y tras pasar la responsabilidad a las comunidades autónomas.

--Ustedes sostienen que la Comunidad de Madrid fue la primera en actuar, pese a las críticas que ha recibido su gobierno autonómico. ¿El Gobierno mintió o no quiso ver lo que se decía desde Madrid?

--Respuesta (Planas): El Gobierno estableció una comisión de seguimiento, en enero, pero falló en el análisis. Se relativizó todo durante las primeras semanas. Fernando Simón señalaba que sólo había uno o dos afectados, cuando el virus ya circulaba, con un turista infectado en Canarias. No era necesario ser un experto para ver que el virus ya estaba presente. En cuanto a mentir, ellos mismos lo reconocen, en el Gobierno, cuando dicen que las mascarillas no son necesarias. Lo dicen porque no tenían mascarillas. Y, luego, al Gobierno le ha lastrado el fuerte apoyo mediático del que disfrutó. Desde Lorenzo Milà, a Ferreras, Escolar, Évole o Mejide, todos se reían de los que alertaban del virus. Y se hizo una lectura de la realidad errónea.

 

 

Iñaki Ellakuría: El rol de los medios de comuicación con el "solo es una gripe" / CRÓNICA GLOBAL

--Ellakuria: Esas semanas son cruciales. Hay advertencias claras, de la Unión Europea, pero se reacciona tarde porque el Gobierno está enredado en sus cuitas internas, con la ley de violencia de género, que impulsa Unidas Podemos, dentro del Ejecutivo, y que recibe la crítica del ministro de Justicia al entender que es una chapuza. Es la semana previa al 8M, y no se transmite la gravedad del momento. Y queda en evidencia, cuando actúa después, justo tras el 8M, el 9 de marzo.

--Planas: Esa ley era una chapuza.

--Ellakuria: El tema se conocía. En la Comunidad de Madrid se habían suspendido las clases de los colegios. El gobierno madrileño pedía una relación más directa con Pedro Sánchez, que no se produce. Y en toda esa relación, extraña, hay que tener en cuenta que fue crucial el fantasma de la moción de censura, que se alimentaba, la posibilidad de lograr un cambio en la Comunidad de Madrid. No se entiende la cuestión de la falta de mascarillas, por ejemplo, porque en un país que tiene Inditex o Mango creo que se podría haber tenido mucho antes. Se dice que se actuó antes que nadie, con el confinamiento, pero cuando se actuó el virus había penetrado mucho más que en otros países. Cronológicamente es cierto que se actuó antes, pero ya con una intensidad del virus mucho mayor que en otros países. 

 

 

Iñaki Ellakuría analiza la semana previa al estado de alarma de la primera oleada del coronavirus / CRÓNICA GLOBAL

--La figura del ministro Salvador Illa tampoco queda a salvo. La crítica es directa. ¿Por qué? 

--Planas: El problema es que se nombra a Illa para que fuera el interlocutor con los independentistas en el Congreso. Y se hace cargo de un ministerio que es una maría desde hace muchos años. Es Fernando Simón quien se hace cargo de las responsabilidades comunicativas, e Illa ejerce de gestor, el que se dedica a comprar en mercados imposibles, y se producen situaciones rocambolescas, con estafas y situaciones inéditas. Es cierto que hay márgenes de errores que se deben asumir, pero, ¿es positivo que un ministro de Sanidad sea ajeno a ese mundo? ¿Es positivo que sea un ministerio maría? Todo eso obliga a una reflexión sobre el ámbito de la Sanidad. En Alemania es una responsabilidad federal, cierto, pero hay un instituto que centraliza decisiones, con medidas similares en todos los lados. Aquí se ha cerrado en unas autonomías, en otras no, con unos horarios distintos en cada una. Todo lo que ha ocurrido pone en cuestión el Estado de las autonomías.

--Elllakuria: Se ha visto que Illa no estaba preparado. Él mismo lleva colaboradores del PSC a Madrid, para un ministerio que no está preparado. Si vamos a macrourbes, si los virus pueden ser moneda común en el futuro, se deberá reforzar el ministerio y la coordinación con las autonomías, y con los municipios. Se deberá reforzar la relación entre el gobierno y las autonomías y recuperar la lealtad institucional. Madrid seguramente ha cometido muchos errores, pero la lealtad institucional también debería ser recíproca.

Planas comenta el discurso bélico de Sánchez como Jefe del Estado

 

 

Planas comenta el discurso bélico de Sánchez como Jefe del Estado / CRÓNICA GLOBAL

--Pero, ¿quién se ha aprovechado del momento? ¿El PP para ir en contra del Gobierno, a partir de la posición de Madrid, con Díaz Ayuso al frente?

--Planas: Ha habido un juego de suma cero. El Gobierno de España lo que ha hecho mal ha quedado contrarrestado por los errores de Madrid o de Andalucía. Ha sido muy frustrante. En lugar de buscar rastreadores, y pruebas PCR, lo que ha habido es una bronca monumental. Hemos tenido una crisis sanitaria y económica, pero también una crisis institucional grave, y donde las incompetencias de unos y otros se han tapado, a pesar de que gestores de Madrid y del Gobierno lo hayan hecho bien.

--Ellakuria: El libro se centra en los primeros meses, pero yo no he visto en ningún otro país que cuando una comunidad o región tiene muchos casos de infectados, el gobierno se haya lavado las manos. Reitero que en esa pugna con Madrid influyó mucho que hubiera la posibilidad de esa moción de censura, entre PSOE y Ciudadanos, para desbancar al PP.

Pablo Planas: Del "España nos mata" al "Bienvenido turismo español"

 

 

Pablo Planas: Del "España nos mata" al "Bienvenido turismo español" / CRÓNICA GLOBAL

--Una crítica implacable que aparece se centra en los medios de comunicación. Se señala que la mayoría estaban al lado del Gobierno. Pero también ha habido otros que se oponían con gran firmeza a Sánchez, acusándolo casi de dictador. ¿Cómo se sostiene lo que apuntan en el libro?

--Ellakuria: Hay una cuestión clara y es que Sánchez, y de forma legítima, ha buscado reforzar la mayoría de la investidura. Ha decidido mantener su agenda ideológica, de cambio de régimen de 78. Eso se ha estado viendo, con las declaraciones de Pablo Iglesias, con las del propio ministro de Justicia, con esa idea de que se estaba en un periodo constituyente. Hay una intención, una apuesta del Gobierno por reforzar esa mayoría, con un modelo, para mí, más confederal que federal.

 --Planas: Lo hemos visto con las dificultades del Rey para expresarse.

--Ellakuria: Se buscó el tema del Rey para proyectar esa agenda de cambio.

--Planas: La pandemia es cierto que lo cambia todo, y seguro que hubiera habido una situación de mayor tensión sin pandemia, pero una parte del Gobierno y los partidos independentistas está claro que no están cómodos con el sistema institucional, y lo manifiestan con acciones de carácter adolescente, como las afirmaciones de Alberto Garzón, o de Irene Montero, o de Pablo Iglesias. Tiran por elevación, para cargárselo todo, después del fracaso con las residencias ancianos, por ejemplo.

--¿Pedro Sánchez ha buscado algún cambio institucional durante la pandemia? La visión que muestran ustedes es que ha querido ser una especie de jefe de Estado.

--Planas: Sánchez ha aparecido en esta crisis como el portavoz único, con una estrategia clara de Iván Redondo. Aquellos discursos de los sábados, con arengas inexplicables, que contenían, incluso, cómo nos debíamos lavar las manos. Ha habido una configuración bélica del lenguaje y abundaba la idea de que Sánchez era el jefe del estado. Se ha comportado durante la pandemia como el jefe del Estado. Además, hay que recordar errores de protocolo, buscados o no, con recepciones con Felipe VI y Letizia, que no le correspondían. Ha intentado asumir un papel por encima del que le toca. Y el Rey, precisamente, ha sido presionado, justo cuando aparecían las informaciones sobre las irregularidades de las finanzas paternas, con la organización de caceloradas.

--El PP, ¿no debería haber estado al lado del Gobierno, sin fisuras, para, precisamente, marcarlo de cerca?

--Ellakuria: Es lo que hizo, con un estado de alarma que era cuestionable, con un confinamiento que fue un encierro, el más duro de Europa. De las seis prórrogas apoyó cinco.

--Planas: El Gobierno pactó con Bildu, cuando no lo necesitaba, tras garantizarse los votos de Ciudadanos, la retirada de la reforma laboral. Es cierto que el PP ha actuado de forma descoordinada y desorientada, pero creo que el Gobierno tampoco intentó mucho ese acercamiento con el PP. Creo que el PP no ha estado tampoco a la altura, pero el Ejecutivo, a pesar de pedir apoyo, iba tomando decisiones sin esperar al PP.

 --¿Sánchez se ha asegurado llegar hasta el final de la legislatura, y eso es lo que el PP intentaba que no ocurriera? ¿Puede la Unión Europea forzar otras mayorías?

--Ellakuria: Sánchez, cuando fracasa con Albert Rivera, cuando se da cuenta de que no podrá gobernar con un Podemos fuerte, traza una operación para acercarse a la formación de Iglesias y vaciar de contenido a Podemos. Los sondeos, todos, indican que el PSOE no sufre un desgaste, y, en cambio, sí lo padece Podemos. Sánchez puede acercarse a Ciudadanos, pero su apuesta clara pasa por reforzar la mayoría de la investidura. Y en Europa tienen muchos problemas como para mirar qué ocurre con esa mayoría.

--Planas: Algunas decisiones del Gobierno, como esos acuerdos para renovar el Consejo General del Poder Judicial, puede ir en contra del espíritu europeo, pero nadie está para ver qué hace el vecino. 

--¿Está ganando Sánchez, entonces? ¿Tiene un proyecto o sólo le interesa permanecer en el poder?

--Planas: Subsistir es un proyecto

--Ellakuria: El miedo del PSOE a Podemos hace cuatro años ahora se ha transformado. Le ha comido el terreno. Y en los gobiernos de coalición, normalmente, el más grande acaba siendo favorecido. Le pasó a Cameron en el Reino Unido con los liberales. El zarpazo del PSOE a Podemos será considerable.

--¿El PP ha cometido un error al buscar esa derrota de Sánchez tan rápida? ¿Qué puede hacer para ser una alternativa?

--Planas: El PP tiene un problema de liderazgo, de mensaje, y de tiempos. Tiene prisa, urgencias tremendas. Su líder no está consolidado, y tiene contestación interna. Y lo que se escucha en las conversaciones de mucha gente es que votará a Vox, aunque eso no suceda en el último minuto y se incline por el PP. Pero eso condiciona de forma absoluta al PP. Y no sabemos si diferenciarse de Vox, como ha hecho Casado, le pasará factura o no.

--¿Qué hacer, entonces, con Vox?

--Ellakuria: Debe demostrar a esos votantes de Vox que es capaz de presentar una alternativa, pero eso también se hace en el campo cultural. Se hace política, pero también se busca el contraste ideológico y eso lo ha abandonado el PP. En Vox se ha constituido una fundación, Disenso, con gente muy preparada que se conoce muy bien el debate de la derecha europea. Dejar ese espacio libre creo que es un error.

--Con Cataluña, y con la gestión del ya expresidente Quim Torra, ¿hubo en todo momento deslealtad institucional o Torra se creyó en serio la cuestión sanitaria?

--Planas: Se pasó del mensaje España nos roba al España nos mata. Pese a una gestión nefasta, catastrófica, con muertos por todos lados, se siguió manteniendo la agenda independentista. Se criticaba a Illa, pero no la pésima gestión de Vergés.  

--Ellakuria: Se actuó de forma miserable. Se impidió que trabajara el Ejército, no se actuó en las residencias de mayores, y nadie pidió perdón.