Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Felipe VI junto a Carles Puigdemont, Soraya Sánez de Santamaría, Carles Puigdemont, Álvaro Nadal, Ada Colau y Enric Millo en el cena de gala que abre el MWC / CG

El Rey llama a la colaboración “leal y generosa” entre administraciones

El monarca aplaude que “el apoyo de todos” haga posible que una cita internacional como el MWC aporte “prestigio, reputación y reconocimiento a Barcelona”

5 min

Felipe VI ha aterrizado en Barcelona cuando el proceso independentista está en un momento álgido. Ha regresado a las calles con la apertura del juicio a Mas, Ortega y Rigau y sus bases se agrietan por el diálogo secreto e inconcreto entre el Gobierno central y el catalán. Lo ha hecho el día antes de que Francesc Homs comparezca ante el Tribunal Supremo también por el 9N.

Pero estaba en Barcelpna para presidir la cena de gala que inaugura el Mobile World Congress (MWC). Y a ese evento se ha ceñido el monarca en la mayor parte de su discurso.

El Rey se ha permitido lanzar un solo mensaje político entre líneas en el que ha aplaudido la “colaboración leal y generosa” entre administraciones para acoger por doceavo año consecutivo en Barcelona el principal evento del sector móvil del mundo.

Apoyo de todos para una cita de referencia

Ante unas 200 personas, y en catalán, el Rey ha manifestado que esta “nueva edición del Congreso --y también del 4YFN-- son fruto de una intensa tarea de cooperación y coordinación entre el Ayuntamiento de Barcelona, la Generalitat de Cataluña, el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital y la GSMA”. La organización que agrupa a la industria del sector y organiza el MWC.

“El apoyo de todos hace posible que esta cita de referencia mundial aporte prestigio, reputación y reconocimiento a Barcelona, Cataluña y al conjunto de España”, ha manifestado.

Debates sobre retos industriales

Más allá de esto, Felipe VI ha aplaudido que la feria tecnológica de Barcelona vaya más allá de ejercer de escaparate comercial de las marcas. También abre debates como el reto de la igualdad de género en el sector o la sostenibilidad que debe tener la innovación.

“Es nuestra responsabilidad guiar el sector del móvil por el buen camino”, ha sentenciado.

Autoridades presentes

El monarca ha sido recibido en Barcelona por la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría; el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal; el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo; la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau; el consejero de Asuntos Exteriores catalán, Raül Romeva; y el presidente de la Generalitat, Carles Puigemont, sentado protocolariamente a su derecha. Vestidos todos ellos de riguroso negro.

El líder de CDC ha mantenido el semblante serio en el primer posado de la noche, el que se había convocado antes de entrar a la cena. En la mesa, se le ha visto departiendo con Felipe VI con mayor normalidad.

Puigdemont baja el tono

Puigdemont ha usado solo el inglés para su discurso. A diferencia de la última vez en la que coincidió con el rey, en la entrega de los premios empresariales de Foment del Treball, el presidente de la Generalitat no ha hecho ninguna referencia al proceso político catalán.

El líder catalán ha repasado el éxito económico que supone para la ciudad y para toda Cataluña acoger un evento como el MWC y beneficiarse de sus derivadas. Principalmente de la Mobile World Capital Barcelona, que ha tejido un ecosistema industrial y ha llevado la industria incluso a las aulas catalanas. De hecho, ha anunciado que el Gobierno aprobará el próximo jueves un programa llamado 'STEMcat' para introducir a los jóvenes a la vocación tecnológica y promover así las profesiones relacionadas con este sector.

Ha acabado con un mensaje para los más de 1.000 congresistas que ya han aterrizado en Barcelona: “Continuemos trabajando para continuar conectando el mundo”.