Menú Buscar
Meritxell Batet (d), junto al ya presidente del Senado, Manuel Cruz (i), y el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, en la puerta de las Cortes / PSOE

El PSOE se venga del PP en el Senado por no apoyar a Iceta

Los socialistas rectifican y dejan al PP con dos miembros en la Mesa del Senado, cuando el acuerdo era que tendría tres, como el PSOE

21.05.2019 13:49 h.
3 min

Los socialistas no quieren tener ningún susto en el Senado. Controlan la cámara por mayoría absoluta, pero la composición de la Mesa del Senado es esencial. El PSOE ha dejado este martes al PP con sólo dos miembros en la Mesa, a pesar de que se había llegado a un acuerdo para que tuviera tres, como el PSOE. El otro miembro se destinaba al PNV. La votación final ha dejado otro resultado, y los socialistas se quedan con cuatro, por dos del PP y uno del PNV. ¿Por qué? Los socialistas arguyen que el PP no ha cambiado su oposición total al PSOE, y que eso se plasmó con el veto a Miquel Iceta en el Parlament para ser elegido senador autonómico.

Fueron Esquerra Republicana y Junts per Catalunya los que rechazaron a Iceta, con un voto negativo, impidiendo que Iceta pudiera ser senador autonómico y presidente del Senado. El enfado de los socialistas fue enorme, pero también se reprochó al PP y a Ciudadanos que se abstuvieran, haciendo el juego, --eso entiende el PSOE—a los independentistas.

De empate a superiodad clara

Por ello, las cosas este martes han ido por un camino no previsto inicialmente. Tras la votación del presidente del Senado, en la persona del filósofo Manuel Cruz, se pasó a las votaciones de los miembros de la Mesa de la cámara alta. Y el PSOE se queda con cuatro miembros: el propio Cruz como presidente; Cristina Narbona como vicepresidenta; Fernando Martínez y Olivia Delgado como secretarios. Uno será para el PNV, y el PP se queda con dos.

Para el PP eso significa que el PSOE ha optado por un acuerdo con los nacionalistas. Pero fuentes socialistas sostienen que esa cesión al PNV ya se había previsto. El acuerdo pasaba por un equilibrio entre el PSOE y el PP, con tres representantes cada uno, y el restante para los nacionalistas vascos.

¿Desconfianza entre PSOE y PP?

La legislatura no comienza bien, por tanto, porque la desconfianza vuelve a ser enorme entre los dos partidos.

Sin embargo, el objetivo de los socialistas ha sido y es –como se comprobó con los encuentros de Pedro Sánchez con Pablo Casado y Albert Rivera, los líderes de PP y Ciudadanos—el de potenciar al PP como partido de la oposición, dejando a un lado a la formación naranja.