Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La portavoz del PSC, Assumpta Escarp / EFE

El PSC formaliza su ‘no’ a Rajoy y confía en mantener la relación con el PSOE

El Consejo Nacional se desmarca de la abstención aprobada en el comité federal porque ven al líder del PP incapaz de combatir la corrupción y el conflicto catalán

4 min

Por 241 votos a favor y una abstención, el Consejo Nacional extraordinario del PSC ha aprobado un documento, propuesto por la Ejecutiva del partido, que contempla el voto negativo de los diputados de esta formación en el Congreso, en la investidura del líder del PP, Mariano Rajoy. De esta forma, los socialistas catalanes formalizan su desmarque de la abstención propuesta por el PSOE. La abstención corresponde a un miembro de Ágora Socialista, Eduardo Valencia. “El hilo conductor de las intervenciones es que el PSC sale cohesionado de esta posición”, ha dicho la portavoz del partido, Assumpta Escarp. Se ha expresado preocupación por el futuro de la relación entre PSC y PSOE, pero también la voluntad de no ruptura.

Falta de diálogo

En el documento, el PSC rechaza la investidura de Mariano Rajoy porque “no compartimos sus políticas económicas y sociales, porque lo consideramos falto de la voluntad y la capacidad suficientes para combatir la corrupción, y porque lo hacemos en gran medida responsable de la falta de diálogo entre los gobiernos de Cataluña  y de España que ha llevado a una grave convulsión, con riesgo de un desastroso conflicto institucional a corto plazo”.

Asimismo, el escrito aprobado indica que “desde el respeto a lo que establece la Constitución sobre la inexistencia de un mandato imperativo, pide a los diputados y diputadas elegidos en las candidaturas del PSC que voten negativamente la investidura de Mariano Rajoy en primera y segunda votación”.

El PSC reitera “la voluntad de mantener la relación entre el PSC y el PSOE recogida en los Estatutos con ambos partidos”. El PSC ha reunido a sus bases después de que la abstención en bloque en la investidura de Rajoy se impusiera en la votación celebrada el pasado domingo en el comité federal del PSOE. Los socialistas no ceden a la presión de los barones socialistas, capitaneados por la andaluza Susana Díaz.

"Puede tener consecuencias"

Miquel Iceta ha intervenido en el cónclave de los socialistas catalanes, donde ha admitido que la actitud de esta agrupación puede provocar “un problema en la relación entre PSC y PSOE”, pero ha asegurado que “nunca pensé” que el detonante de una crisis entre ambas partes sería “un voto de investidura a un presidente del gobierno del PP”. Consciente de que la decisión del PSC “puede tener consecuencias”, el primer secretario confía, no obstante, en seguir compartiendo con el PSOE “un proyecto federal para España. No me gustaría dar esta satisfacción ni a los inmovilistas ni a los independentistas”.

De todas formas, Iceta recuerda que si se revisa la relación entre PSC y PSOE “se debería hacer en un congreso”, porque el encaje de los socialistas catalanes en el PSOE está contemplado en la disposición adicional primera de los estatutos federales”.

Según el líder del PSC, los votantes catalanes no entenderían que, en un momento crucial de la política catalana, que acabará “en un fracaso o en un desastre” por la deriva secesionista, esta formación se posicionara al lado de una de las locomotoras que han decidido emprender un rumbo de colisión”, en referencia al PP.

Destacadas en Política