Menú Buscar
Javi López (d), junto a Josep Borrell (i) y Miquel Iceta (d), en un acto de campaña del 21D / EFE

El PSC arropa a Borrell y se distancia de Esquerra

Iceta ofrece su “apoyo personal” al ministro de Exteriores tras la bronca con Rufián que ha sido expulsado del Congreso

21.11.2018 12:56 h.
4 min

El PSC, como un solo hombre, ha mostrado su apoyo al ministro Josep Borrell, tras la bronca protagonizada por el republicano Gabriel Rufián, que le ha costado su expulsión del Congreso. El incidente, y con la reacción inmediata de los socialistas ha provocado un distanciamiento con ERC, justo en un momento de distensión, en el que los republicanos quieren aparecer como los únicos capaces de encontrar una salida al conflicto político en Cataluña.

Borrell siempre ha sido el blanco de las críticas del independentismo. Lo fue como azote de CiU en su etapa de ministro de Fomento, y lo es ahora con todo el mundo soberanista, encargado, además, como responsable de Exteriores, de “desmontar” la “propaganda” que ha realizado el gobierno catalán en los países europeos en los últimos años. Con la bronca con Rufián, al que ha considerado que sólo es capaz de ofrecer “serrín y estiércol”, esos ataques directos se repetirán, alimentando al independentismo.

Comportarse con dignidad

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha mostrado su “apoyo personal” y “el de todos los socialistas catalanes” al ministro Borrell. El mensaje de Iceta es que se debe “reforzar la democracia, y eso exige reforzar la convivencia y el respeto, respeto por las personas, por sus ideas, por las instituciones y la legalidad”.

El partido socialista ha ido más allá, al señalar, también a través de la cuenta de twitter, que el Congreso “es la cámara que representa a todos los ciudadanos y las ciudadanas y sus representantes deberán comportarse con la dignidad que exige semejante responsabilidad”.

Todo el apoyo a Borrell

Junto con Iceta, también el secretario de organización del PSC, Salvador Illa, se ha hecho eco de ese apoyo a Borrell y de la necesidad de que el Congreso no sea el escenario de comportamientos de este tipo, que caracterizan las actuaciones de Gabriel Rufián.

El asunto representa un golpe en la relación del PSC con Esquerra. Los diputados republicanos abandonaron el Congreso, una vez que la presidenta de la cámara, Ana Pastor, expulsó a Rufián. Esquerra critica al PSOE y al PP en la cámara, pero tiene una especial ojeriza contra el ministro Borrell. Y en ese aspecto, los socialistas catalanes se sienten muy próximos al titular de Exteriores, por lo que será difícil que se pueda establecer una fisura, como quisieran los republicanos.