Menú Buscar
Los partidos con representación en el Congreso se han reunido dos veces para intentar alcanzar un pacto que rebaje los costes electorales.

El presupuesto de campaña electoral sigue intacto: los partidos tampoco se ponen de acuerdo

Las elecciones de junio costarán como máximo 177 millones de euros en propaganda electoral pagada con fondos públicos

Redacción
4 min

Los partidos con presencia en el Parlamento han fracasado este miércoles en su intento de alcanzar un pacto para rebajar la partida presupuestaria en publicidad y propaganda electoral. De esta forma, se mantienen como máximo los 177 millones de euros que se gastaron los grupos que tenían presencia en el hemiciclo en su campaña electoral.

Las posiciones de partida eran muy alejadas y no se ha logrado acercar a lo largo de la negociación. El PP quería reducir el presupuesto general de campaña respecto a los gastos del pasado diciembre, por lo que mantendría la ventaja económica que le propicia ser el partido con más escaños del Congreso. Esa iniciativa iba en sentido contraria a la que Podemos y Ciudadanos pusieron sobre la mesa, en la que planteaban rebajar el coste máximo del gasto permitido para cada partido.

PSOE, partido equidistante

El PSOE inicialmente apoyó al PP, pero en la última reunión se mostró favorable a apoyar ambas tesis de ahorro. En función de su presencia en el hemiciclo, es el partido que menos cambios sufriría en los dos escenarios.

Las formaciones políticas han intercambiado reproches y se han señalado mutuamente como culpables de no alcanzar un pacto para ser más austero en la nueva campaña electoral. El PP ha manifestado que en diciembre ya se había reducido el presupuesto en campaña electoral el 15% en relación a 2011 y recordó que en aras de la “igualdad”, cada partido debía aplicar el recorte sobre lo que cada uno gastó en esas elecciones y no de forma lineal. Su vicesecretario general de organización, Fernando Martínez Maíllo, mantuvo que cualquier otra opción habría sido una “propuesta trampa que engañara los españoles”.

‘Mailing’ conjunto, el tropiezo

El vicesecretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, lamentó que “algunos” quieran mantener gastos electorales de hasta 12 millones “ante los que nos gastamos cuatro”, y el responsable de transparencia y finanzas de Podemos, Segundo González, lamentó que no se apostara por una “ventaja competitiva”. Aseguró que su formación ya demostró en diciembre que “se puede ser eficiente y no es necesario gastar mucho dinero”.

Otro de los elementos que podrían explicar el fracaso es la propuesta de la formación morada de unificar el envío masivo de propaganda electoral por correo, impulsar un mailing colectivo. “Creemos que supondría un ahorro de al menos cinco millones” mantuvo González.

Recortes unilaterales

La iniciativa ha sido también rechazada por parte del PP, PSOE y PNV, que han subrayado las dificultades burocráticas para ejecutarlo. “No es posible legalmente, lo intentaron en Cataluña y no pudieron”, indicó Maíllo. El portavoz del PSOE, Óscar López, indicó que si Podemos cree que es posible realizar el mailing colectivo “que lo hagan y que digan cómo es la experiencia”.

Los socialistas remarcaron que el problema en la campaña electoral no “está en el dinero en a, está en B, en el no contabilizado”. López hizo referencia a las acusaciones de financiación irregular que penden sobre el PP por el montaje de actos electorales.

Al final, cada partido recortará de forma unilateral sus gastos electorales.