Menú Buscar
Ciudadanos, partido que preside Albert Rivera (en la imagen) quedaría fuera de la Mesa del Congreso con sus 32 diputados.

El PP tienta a Rivera con la Mesa del Congreso para controlar la cámara

Ciudadanos quedará fuera del órgano colegiado si los populares no le ceden un voto

Redacción
2 min

El PP ha tentado a Ciudadanos con un puesto en la Mesa del Congreso a cambio de que el partido naranja ayude a los populares a 'cazar' la presidencia de la cámara baja. Los populares han ofrecido al partido de Albert Rivera un puesto de los cuatro que le corresponden en el órgano colegiado. La oferta tiene una contrapartida: que la formación naranja apoye a un presidente del Congreso propuesto por el PP. 

Según informa Europa Press, el PP habría planteado a Ciudadanos hacerse con una Vicepresidencia o una Secretaría en la institución jurídica. A cambio, los populares habrían pedido que los 32 diputados electos del partido naranja apoyen la propuesta de Presidencia que plantee el partido de Mariano Rajoy para suceder al socialista Patxi López.

Segunda vuelta

El trato tiene dos aristas. Por un lado, el procedimiento parlamentario establece que los candidatos a presidir la cámara deben recabar mayoría absoluta en una primera votación. Si no lo logran, los dos candidatos más votados se enfrentan en una segunda vuelta en la que sólo necesitarían mayoría simple. Este escenario es el que desearía el PP.

Para ello, la formación más votada en las elecciones generales del pasado 26 de junio tiene un as en la manga. Con el actual reparto de escaños, Ciudadanos quedaría ahora fuera de la Mesa del Congreso, un órgano que decide la admisión a trámite de los documentos presentados por las comisiones parlamentarias.

Oposición

Con lo que respecta a la oposición, los 85 electos del PSOE le concederían dos representantes en la Mesa, la misma cantidad que Unidos Podemos. El PP quedaría con la Presidencia y tres vicepresidentes y secretarios, y cedería uno a Ciudadanos.

La maniobra sólo se podría frenar si la oposición presenta a un candidato de consenso. El aspirante debería lograr el plácet de PSOE, Unidos Podemos y los partidos independentistas para batir al propuesto por el PP.

En el Senado, los populares continuarán al frente de la cámara, pues han logrado revalidar la mayoría absoluta.