Menú Buscar
Luis de Guindos (Economía), Soraya Sáenz de Santamaría y Cristóbal Montoro (Hacienda) en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros.

El PP inicia la campaña con la promesa de llegar a los 20 millones de ocupados en una legislatura

Sáenz de Santamaría anuncia el plan de nacional de reformas que el Gobierno ha enviado a la Comisión Europea

Redacción
2 min
El PP inicia su campaña electoral con la promesa de llegar a 20 millones de puestos de trabajo en la próxima legislatura, lo que supone mantener el ritmo de creación de 600.000 empleos anuales hasta pasar de los 18 millones de ocupados actuales a los 20 prometidos --que era, aproximadamente, el número de afiliados a la Seguridad Social al inicio de la crisis--. También se ha comprometido a reducir la tasa de paro al 13% desde el 21% en que se sitúa ahora.
 
Así lo ha planteado este mediodía la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría cuando ha dado cuenta del plan nacional de reformas que el Gobierno en funciones ha enviado a la Comisión Europea en el marco de la actualización del plan de estabilidad presupuestaria.
 
A la cabeza de Europa
 
Antes de ello, Sáenz de Santamaría ha señalado que el PIB español registró un cremiento del 3,2% en 2015, y del 3,4% interanual durante el primer trimestre de este año, según los datos comunicados esta mañana por el INE, lo que sitúa a España "a la cabeza de Europa".
 
El plan del Gobierno prevé un crecimiento del PIB del 2,7% para este año; del 2,4% para 2017, y del 2,5% para los dos siguientes.
 
La ley de pobreza energética
 
La vicepresidenta también ha anunciado que el Gobierno recurrirá ante el Tribunal Constitucional la ley catalana de 2015 sobre pobreza energética, aunque solo algunos aspectos procesales. En ese sentido, ha subrayado que la impugnación no afecta a la protección de las personas que no tienen recursos para pagar el suministro energético.
 
La número dos de Rajoy ha invitado a la Generalitat de Cataluña a modificar esa ley para que se adecue a la legislación vigente y evitar un nuevo revés judicial, tal como le reclamó Oriol Junqueras, vicepresidente del Govern, en la reunión bilateral del jueves.