Menú Buscar
Imagen general del pleno de julio en el Parlament, donde se ha votado la desconexión de Cataluña / PARLAMENT

El Parlament aprueba el reglamento que facilitará la desconexión de Cataluña

La reforma, aprobada gracias a JxSí y la CUP, permite la vía de lectura única de una proposición de ley, en este caso la del referéndum

6 min

Un paso más en el camino hacia la Ítaca de la independencia de Cataluña. El Parlamento catalán ha aprobado la tarde de este miércoles la reforma del reglamento de la Cámara gracias a los votos de la mayoría separatista, Junts pel Sí y la CUP, con la que se permite que los grupos parlamentarios puedan impulsar leyes por la vía de la lectura única, el procedimiento de máxima urgencia que acorta los plazos del debate, restringe la presentación de enmiendas y deja casi sin tiempo de reacción al Gobierno del Estado.

El nuevo reglamento, además, habilita la segunda quincena de agosto como periodo hábil para retomar el trabajo en el Parlament de Cataluña --normalmente se hacía a principios de septiembre-- y, por lo tanto, podrá avanzarse en la tramitación de las leyes de la desconexión.

“Una cacicada”

La iniciativa ha salido adelante tras recibir 72 votos a favor, 63 en contra y cero abstenciones en un debate en el que los grupos de la oposición han criticado la falta de democracia del Gobierno de Carles Puigdemont. “Es una cacicada. Un reglamento mordaza”, ha dicho José María Espejo (Ciudadanos) en su intervención en el debate plenario. “Hoy nos tomamos la píldora del Matrix parlamentario”, ha añadido tras advertir que las consecuencias se darán en la vida real.

Espejo ha lamentado que tanto el grupo de Junts pel Sí como la CUP actúen sabiendo que representan a una minoría de la sociedad catalana y ha asegurado que son las formaciones contrarias al independentismo las que tienen un mayor apoyo de los catalanes. “Por encima de todo quieren la independencia y lo demás, los derechos, las normas y un largo etcétera, no les importa”.

Atropello sin posibilidad de rebatir

En la misma línea se ha manifestado Ferran Pedret (PSC), totalmente en contra de la reforma del reglamento en las circunstancias en las que se ha producido y la forma en la que se ha debatido. “Es un auténtico atropello, sin que nadie pueda decir nada al respecto”, ha espetado.

El grupo de Cataluña sí que es Pot ha criticado la apariencia de mera reforma de la iniciativa, cuando en realidad se trata de “una estrategia para burlar al Gobierno del Partido Popular”, según Joan Coscubiela. La formación ha reiterado su compromiso con la celebración de un referéndum, pero no a cualquier precio, sino tal y como se acordó en el Parlament el pasado 6 de octubre, “inclusivo del conjunto de la sociedad catalana”.

Espiral del silencio

Alejandro Fernández (PP) ha tachado la medida de “estrategia lunática y alejada de la realidad, de un cinismo inaceptable”. Fernández ha recordado que algunas personalidades emblemáticas ajenas al sector político como Eduardo Mendoza o la cineasta y colaboradora de este diario, Isabel Coixet, se han manifestado ya rompiendo la espiral del silencio y “les han dicho que así, no”.

“¿Aceptarían un referéndum en el que saliera que no?”, ha preguntado el diputado popular, tras lo cual ha arrancado los aplausos de los dirigentes de Junts pel Sí. “¿Y tú?” le han contestado al unísono.

Esperan la reacción del TC

La diputada de la CUP, Anna Gabriel, ha asegurado que “si la legislación vigente no reconoce el derecho a la autodeterminación, se tiene que cambiar; y si no se puede cambiar, se tiene que desbordar”. Ha descrito como una incoherencia defender a las minorías parlamentarias y darle la espalda a la gente que sí quiere votar, en referencia a las declaraciones del diputado de Ciudadanos. “Tiene una cortedad de miras absoluta”.

Gabriel ha lanzado un mensaje de desaprobación a las normas intocables de la Cámara y a la actitud de alegría de la oposición ante las amenazas del Gobierno central, relacionándolo con “el régimen del 78, que ha avalado de forma sistemática la tortura”. Según la diputada cupaire, “le llamáis democracia y no tenéis intención de que lo sea”.

Para Roger Torrent (JxSí), la oposición tiene miedo de que el Gobierno de Puigdemont ponga las urnas para que los catalanes puedan votar. “Por eso esta reforma les da absolutamente igual, se cachondean de ella”, ha dicho, y les ha invitado a acudir rápidamente al Tribunal Constitucional (TC) para que paralice la votación de esta tarde.