Menú Buscar
Daniel de Alfonso, director de la Oficina Antifraude de Cataluña, y Jorge Fernández Díaz, ministro del Interior en funciones.

El Gobierno catalán exige la dimisión de Fernández Díaz y De Alfonso

La publicación de una conversación entre el ministro y el director de la OAC sobre posibles casos de corrupción en CDC y ERC provoca un escándalo

Redacción
4 min

El vicepresidente económico de la Generalitat, Oriol Junqueras, y el consejero de Justicia, Carles Mundó, han exigido este martes la dimisión del ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, y del director de la Oficina Antifraude de Cataluña (OAC), Daniel de Alfonso, a raíz de la filtración de una conversación entre ambos en la que hablan sobre la investigación de posibles casos de corrupción de CDC y ERC.

A estas peticiones de dimisión se han sumado los candidatos de En Comú Podem, ERC y CDC a las elecciones de este domingo, Xavier Domènech, Gabriel Rufián y Francesc Homs, respectivamente.

El Parlament ha convocado una reunión urgente de la Mesa para mañana al mediodía con el objetivo de tratar sobre la cuestión.

De Alfonso lo niega

Daniel de Alfonso ha dicho que "es falso" que conspirara con el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, para buscar eventuales casos de corrupción que afectasen a ERC y CDC.

Lo ha dicho en sendas entrevistas en Catalunya Ràdio y TV3, después de que Público haya publicado el registro de conversaciones entre el ministro y De Alfonso según las cuales buscaban estos posibles casos, según esta información.

De Alfonso asegura que mantiene reuniones con diputados del Parlament y el Congreso, así como con representantes de la Guardia Civil y de los Mossos d'Esquadra, con el fin de "generar espacios para obtener información". Sin embargo, ha negado que esas reuniones sean para conspirar, lo que resulta "una calumnia", ha sentenciado.

Dos reuniones sin recorrido

"Estas dos reuniones tuvieron lugar hace un par de años, y no han llegado a ningún informe ni a ningún expediente de la oficina. No llegaron a nada", ha asegurado De Alfonso, que no ha negado estos encuentros.

"Lo que no podría imaginar es que dentro de Interior haya alguien que se dedica a grabar, y menos a difundir estas conversaciones", ha dicho De Alfonso. "Si las hubiera grabado yo, ¿cree que se habrían hecho públicas?", ha afirmado sobre el origen de las conversaciones asegurando que estas grabaciones le perjudican, y ha añadido que no cree que sea el ministro quien las grabe.

Contra la OAC

Preguntado por si dimitirá de su cargo, De Alfonso ha dicho que si bien se ha usado la Oficina Antifraude como arma arrojadiza, se siente preocupado pero tranquilo porque no ha hecho nada ilegal, de modo que no dimitirá: "No, no; ni mucho menos. Lo que pondré a disposición del Parlament será mi persona".

"La oficina no es más que el arma. No estoy dispuesto a agachar la cabeza y decir que 'sí' a todo", ha añadido De Alfonso, que ha asegurado que en julio o en septiembre, cuando la cámara catalana quiera, irá al Parlament a responder cualquier pregunta de cualquier partido.

Ha lamentado que no dará la razón a quienes usan su Oficina y ha avisado de que deberán pagar por ello: "Si tienen que matar a alguien... la Oficina no será la que caiga".