Menú Buscar
Manuel López Bernal, fiscal jefe de Murcia saliente, ante los micrófonos de la SER esta mañana

El fiscal cesado de Murcia denuncia una campaña intimidatoria

López Bernal asegura que los funcionarios que persiguen la corrupción sufren represalias en forma de denuncias e incluso con asaltos a sus domicilios

3 min

Manuel López Bernal, el hasta ahora fiscal jefe de Murcia que había dirigido las investigaciones por corrupción contra el presidente de la comunidad autónoma, Pedro Antonio Sánchez, ha denunciado ser objeto de una persecución política.

En declaraciones a la Cadena Ser, el fiscal cesado por el fiscal general del Estado, asegura que la policía no ha investigado las denuncias que tanto él como otros compañeros de judicatura han hecho de ataques y asaltos.

“A los compañeros de Murcia no se nos ha hecho la vida especialmente agradable. Llama la atención que se haya creado, por ejemplo, una asociación en Madrid con la única finalidad de querellarse contra mí y mi familia, en fechas próximas a mi renovación” como fiscal jefe de Murcia, según ha declarado Manuel López Bernal en la citada entrevista.

El fiscal superior saliente ha subrayado que “da mucho que pensar” que a otro compañero suyo le hayan entrado dos veces en su casa “delincuentes profesionales para llevarse información sensible de la lucha contra la corrupción”.

“Solo se llevaron su ordenador. Ni siquiera se han llevado para disimular el dinero que había en casa, como queriendo dejar su tarjeta de visita”.

López Bernal ha dicho que esta situación no es exclusiva de Murcia: “La mayoría de los fiscales anticorrupción sienten una cierta desprotección”. Ha lamentado que no se pongan medios para solucionar esta desprotección. “Hemos denunciado a la Fiscalía General del Estado y a la Delegación del Gobierno, pero las investigaciones no salen adelante”. “No es que la policía no quiera investigar”, ha matizado, “pero tampoco se le da a nuestras denuncias la importancia que realmente tienen”.

Entiende López Bernal que debería combatirse esta situación con “leyes” porque “no puede ser que al final los perseguidos seamos los fiscales por delante de los corruptos”, y vaticina que “si no se soslaya el problema, nos podremos encontrar en los próximos años con que nadie quiere luchar contra la corrupción”.