Menú Buscar
Inés Arrimadas y Albert Rivera, en segundo plano / EFE

El falso argumento de Rivera para romper con el PSOE

Las fugas de voto de Ciudadanos a Vox apenas superan a los votantes de la formación naranja que se inclinan por los socialistas, según el CIS

12.04.2019 00:00 h.
5 min

La decisión era de carácter electoral. Había fugas que era necesario taponar. Ese fue el argumento de Albert Rivera para justificar en la ejecutiva de Ciudadanos que era necesario vetar cualquier acuerdo de investidura y de apoyo posterior con el PSOE y con Pedro Sánchez en particular. La fuga a Vox comenzaba a ser preocupante, y la puerta con el PSOE se debería cerrar. Pero los datos que ofrece el CIS, según han analizado distintos expertos, como José Fernández Albertos, dicen una cosa bien distinta. Si hay una razón para vetar a Sánchez se deberá explicar, pero no será esa. Resulta que esas fugas son casi por igual entre Vox y los que deciden votar al PSOE.

Con un 41% de los electores que, tras asegurar que irán a votar, no se han inclinado todavía por ninguna opción, ¿qué está sucediendo en el interior de cada bloque electoral? Lo que el politólogo Fernández Albertos explica es que se han reflejado cinco grandes flujos de votantes.

El más perjudicado, el PP

El primero, el más numeroso, beneficia al PSOE. Y es que un 18,2% de los votantes que recuerdan haber votado a Unidas Podemos se decantarían ahora por los socialistas. Eso explicaría ese trasvase de diputados, que podría llevar al PSOE a superar los 135 escaños, por los 31 de la formación que lidera Pablo Iglesias.

El gran problema, de hecho, lo tiene el PP. Sus votantes en pasadas elecciones tienen ahora varias dudas: la atracción por Vox, y por Ciudadanos. Hacia la formación de Santiago Abascal se iría el 11,2% de los votantes del PP; y hacia el partido naranja que dirige Albert Rivera se decantaría el 8,2%. Eso debería ser un motivo de profunda preocupación para el PP, que ya no lograría retener un votante fiel, el que le ha seguido en los últimos comicios, aunque el descenso, respecto a las elecciones de 2011, en las que Mariano Rajoy consiguió la mayoría absoluta, ha sido constante desde entonces.

Barómetro del CIS en abril de 2019 medido en intención de voto decidido / CG

Las dudas de Ciudadanos

¿Y Ciudadanos? En el caso del partido de Rivera, los votantes que se han sentido fascinados por Vox alcanzan el 6,1%. Pero los que se van hacia el PSOE suman un 5%, y la tendencia, según los datos del CIS, es que ese porcentaje vaya en aumento con la campaña electoral ya en marcha.

No hay un motivo demoscópico, por tanto, según esos análisis, si se tiene en cuenta, además, que Ciudadanos está recibiendo un trasvase del PP, en gran medida por la decisión de su líder, Pablo Casado, de radicalizar su discurso con medidas que buscan, a su vez, no perder posiciones frente a Vox. En esa dinámica, tanto PP como Ciudadanos, se han colocado a rebufo de Abascal, y el PSOE se presenta como una opción refugio.

Los indecisos, ¿con el PSOE?

El sociólogo Pau Marí-Klose señala que las dudas que manifiestan los electores, como refleja el CIS, podrían llevar al PSOE a aumentar sus resultados. Entre los indecisos, un 8,9% lo está entre el voto al PSOE o a Ciudadanos. Sólo un 2,1% duda entre Ciudadanos o Vox.

Es decir, el PSOE es el partido que más puede ganar entre esos indecisos. Un 36% tienen, en sus previsiones, como una opción realista, votar al PSOE. Un 21% piensa en votar al PP o a otra opción. Y el 24% duda entre Ciudadanos u otra formación.

Rivera tiene sus razones para vetar a Sánchez. La relación personal con el líder del PSOE se deterioró mucho con la moción de censura, y las palabras que se cruzaron en el Congreso. El objetivo de Ciudadanos es llegar a unos 60 diputados, lo que daría la llave de la gobernabilidad a la formación naranja. Y después, con toda la presión que ya está recibiendo Rivera, ya se tomará una decisión. Comienza la campaña electoral.