Menú Buscar
Joaquim Gay de Montellà (derecha) y Joan Pujol, secretario de Foment del Treball, en la previa a la asamblea de la patronal.

El empresariado catalán se moja a favor del pacto PP-C’s

Foment del Treball bendice el acuerdo alcanzado entre las dos formaciones e insinúa que ahora el resto de partidos debe contribuir a la estabilidad

3 min

Con su lenguaje elíptico habitual, pero con menos complejos que de costumbre: el acuerdo de investidura entre el Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy y la formación naranja que lidera Albert Rivera es del agrado de la gran patronal catalana Foment del Treball.

La organización, que forma parte de la CEOE, y de la que salió Juan Rosell camino de la gran patronal española considera que PP y Ciudadanos (C’s) han demostrado capacidad de negociación “después de dos convocatorias electorales y ocho meses de gobierno en funciones”.

Recuperar el liderazgo

“España  necesita recuperar el liderazgo de un gobierno  reformista y con capacidad de decisión también en el contexto  europeo, con una agenda clara en las principales cuestiones que condicionan la actividad del país: el paro, la inversión pública, y  la contención del déficit”, señala la asociación empresarial que preside Joaquín Gay de Montellà.

Sobre el propio documento aprobado entre las dos formaciones políticas, Foment otorga su bendición en la medida que “responde a una buena parte de las demandas económicas, sociales y de progreso que demandan los ciudadanos”. Representa, en su opinión, “a la mayoría de los votantes del país”.

Satisfechos por los acuerdos económicos

No sólo eso, también cumple las expectativas del mundo empresarial. En especial, añaden, por los compromisos en el ámbito energético, la innovación, los autónomos y la reducción a tres de los modelos de contrato.

Para que no todo sean alabanzas, la primera patronal catalana señala algunas cuestiones que considera que se han dejado de lado: falta diálogo con los agentes sociales, perjudica en lo tributario a la gran empresa y no resuelve el asunto del Corredor del Mediterráneo.

Animar a los partidos del ‘no’

A la par que emitían su posición desde Barcelona los empresarios, el líder del PSOE reiteraba su negativa a apoyar a Rajoy en la investidura. Pero para el empresariado, el partido socialista debería contribuir a reestablecer la estabilidad en el país: “Es una gran oportunidad para el resto de formaciones políticas que siempre han mostrado un gran compromiso para la estabilidad de un país que debe tener voz propia en Europa y que todavía debe confirmar que la recuperación económica se mantendrá con el paso firme en los próximos años”.