Menú Buscar
Meritxell Batet durante su intervención esta tarde en el Congreso / EFE

El Congreso reprueba al Gobierno por el plantón de Guindos

El ministro de Economía en funciones no asiste al pleno donde todo el arco parlamentario le ha pedido cuentas por el escándalo del 'caso Soria'

4 min

El PP se ha escudado en que el Tribunal Constitucional aún no se ha pronunciado sobre el conflicto de atribuciones que el Congreso le planteó la pasada legislatura ante las críticas que le ha lanzado la oposición por el plantó que ha dado el ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, al pleno del Congreso, donde este martes había sido citado para dar cuenta del frustrado nombramiento del exministro José Manuel Soria para un alto cargo en el Banco Mundial.

Los diferentes grupos de la oposición han denunciado que el Gobierno se mantenga en el mismo criterio de la XI Legislatura de no someterse al control de un Congreso que no le ha otorgado la confianza y para censurar que se haya negado a que Guindos acuda al Pleno por considerar que las explicaciones que dio hace unos días en la Comisión de Economía sobre esa misma cuestión son suficientes.

Si en el Senado

En nombre del PSOE, Meritxell Batet ha defendido que la no comparecencia de Guindos ilustra "una determinada concepción" del poder del Gobierno de Mariano Rajoy y evidencia un uso "partidista" de las instituciones democráticas.

Batet ha criticado que el Ejecutivo utilice unos argumentos "contradictorios" porque, por un lado, asegura que el Congreso no le ha dado su confianza como para poder ser examinado y, por otro, sí acepta someterse al control del Senado, donde el PP tiene mayoría absoluta.

También a la Comisión de Economía

Por su parte, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha subrayado que si el Gobierno "fantasma" de Rajoy se ha negado a que Guindos acudiera este martes al pleno pero sí a la Comisión de Economía es porque "es diferente mentir a 35 diputados que a 350".

De su lado, el portavoz parlamentario de Ciudadanos, Juan Carlos Girauta, ha denunciado que el Gobierno pueda tomar decisiones en funciones, hacer nombramientos en funciones e incluso regular en materia educativa estando en funciones pero, sin embargo, no pueda ser controlado por estar en funciones.

"¿Quiere el Gobierno contribuir a la falta de credibilidad del sistema, a dar argumentos a quienes sólo ven déficits democráticos y a dañar el ya deteriorado prestigio del Tribunal Constitucional?", ha planteado.

Desde ERC, Joan Tardà ha defendido que la huida del Gobierno del control del Congreso supone un "secuestro" a la legitimidad de los diputados con la "complicidad" del Constitucional, un tribunal, ha dicho, "corrompido por parcial" y que se muestra "muy diligente" para suspender leyes catalanes pero en un tema "tan nuclear" como éste ni tan siquiera se ha reunido para dirimir el conflicto de atribuciones.

El portavoz económico del PNV, Pedro Azpiazu, ha subrayado que quien este martes debería haber respondido en pleno a las demandas de explicaciones por el caso Soria no es Guindos, sino Rajoy porque, en su opinión, es "impresentable" que un Gobierno y un partido "enfangado" en corrupción proponga a una persona que está "políticamente inhabilitado" para ocupar un puesto en el Banco Mundial.

Frente a este reguero de críticas, el PP, por boca de su secretario general en el Congreso, José Antonio Bermúdez de Castro, ha señalado que el ministro de Economía ya informó al Congreso sobre Soria en la comisión del ramo y que intentar repetir el debate en el pleno tiene "mucho de forzado".