Menú Buscar
La CUP -en la imagen, Antonio Baños y Ana Gabriel- no llegó a ninguna decisión sobre Mas el domingo.

El bloqueo político en Cataluña llega a la prensa internacional

Las cabeceras mundiales destacan el “desbarajuste” y la “división” en el campo nacionalista

Redacción
2 min
La prensa internacional se ha hecho eco del bloqueo político que impide a los nacionalistas catalanes formar gobierno. Las principales cabeceras mundiales destacan el lunes el “desbarajuste” y la “división” en el campo secesionista en Cataluña tras la asamblea del domingo de la CUP para investir presidente a Artur Mas, que acabó en empate.

El Financial Times, el rotativo de referencia del mundo económico, señala en una pieza titulada Bloqueo sobre el nuevo gobierno en Cataluña que la situación política en la autonomía se ha sumido “en un mayor desorden si cabe”. El FT subraya que la decisión de la CUP llega “tres meses después de unas elecciones que los nacionalistas tildaron de plebiscitarias, pero que arrojaron una mayoría confusa”.

Compás de espera

La cabecera francesa Le Monde, por su parte, destaca el ‘impasse’ en el que está el proceso secesionista en Cataluña. Según el rotativo, el resultado de la asamblea de la CUP “prolonga la parálisis en el campo independentista, que no alcanza a formar gobierno tras la victoria pírrica en las elecciones autonómicas de septiembre”.

El diario galo de referencia cita a una portavoz de los anticapitalistas, que valora el resultado como “surrealista” y “viaje a ninguna parte”.

En el campo del centroderecha, Le Figaro se limita a consignar que “los separatistas están divididos sobre la investidura de Mas”. La cabecera francesa recuerda que la autonomía se acerca a nuevas elecciones en marzo “si los independentistas no llegan a entenderse”.

Cuartas elecciones en cinco años

La plataforma Euronews, con vocación paneuropea, insiste en las “divisiones” que resquebrajan el campo independentista en Cataluña. La agencia hace hincapié en la fecha límite para investir a un presidente en la región –el 9 de enero- y en que, de lo contrario, los catalanes deberán volver a las urnas en las cuartas elecciones autonómicas desde 2010.