Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El abad de Montserrat se reúne con 'los Jordis' en Soto del Real

El abad de Montserrat alerta sobre la división de Cataluña

Josep Maria Soler, defensor del derecho a decidir, muestra preocupación por la situación y pide que ninguna de las dos mitades trate de imponerse a la otra

Redacción
3 min

El abad de Montserrat, Josep Maria Soler, está preocupado por la división de la sociedad catalana. Él, que siempre ha defendido el derecho a decidir, observa ahora que “hay un poco más del 50% [de la población] en un lado y un poco menos, en el otro”. Pensamientos igualados. En este sentido, considera que la solución pasa por “buscar el bien común”.

Soler lamenta que si las instituciones son incapaces de gestionar esta situación, “ocurrirá como en otros sitios y habrá una división”, dice en su entrevista publicada ayer por Regió 7, aunque realizada hace dos semanas. Una división que, de hecho, ya existe.

El ‘procés’ y el ‘Brexit’

El abad, en la misma línea, compara el procés con el Brexit: “Un monje que estuvo en Inglaterra el domingo después del Brexit me explicó que, por la mañana, fue a misa en una iglesia católica, y allí rezaron para que el Brexit no supusiera la división de la sociedad inglesa; por la tarde, fue a una iglesia anglicana, y rezaron por lo mismo, porque el resultado del referéndum fue muy igualado”.

Soler, cierto es, nunca ha ido más allá de la defensa de la consulta, aunque siempre se ha mostrado ambiguo con la independencia. En 2010, pidió diálogo para encontrar una solución y evitar la aparición de “posicionamientos extremos”. “La cuerda está más tensa que antes; la situación me preocupa porque tiene consecuencias a nivel humano, de prestación de servicios”, añade.

Llamamiento a las urnas

El mensaje de Montserrat es que todas las partes deben sentarse a hablar y buscar el bien del conjunto de la sociedad. Meses atrás, sin embargo, Soler se mostró favorable al reconocimiento de “la realidad nacional de Cataluña”, que es previa “a la formación del actual Estado español”. “La doctrina social de la Iglesia reconoce Cataluña como nación” y “Cataluña necesita otro sistema de financiación” son otras de sus reivindicaciones en los últimos años.

Una de sus últimas declaraciones públicas fue el llamamiento a la participación en las elecciones catalanas del 27S porque “tendrán una notable importancia histórica”, en la línea de quienes le daban caracter plebiscitario. En otras comparecencias, defendió que la independencia catalana no debería ser “en detrimento de los otros pueblos con los que hay vínculos históricos y familiares” y “no podría ir bien en contra de la solidaridad”.

Destacadas en Política