Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Los asesores de los candidatos del PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos, en el plató donde se llevará a cabo el único debate a cuatro de la campaña del 26J.

El 30% de indecisos, blanco del único debate a cuatro

Los candidatos de los partidos mayoritarios buscan apoyos en el primer duelo que los enfrentará a todos

Redacción
4 min

El primer y único debate a cuatro entre candidatos de la historia en España tiene un objetivo muy claro para Rajoy, Iglesias, Sánchez y Rivera: convencer a los indecisos.

La encuesta preelectoral del CIS apuntaba el jueves pasado que el 30% del electorado todavía no tiene claro a quién votará el 26J. El debate a cuatro, emitido esta noche por varios canales, es la ocasión perfecta para que los líderes de los partidos mayoritarios traten de pescar en ese caladero.

En los comicios de diciembre, hasta el 9% de los votantes decidieron por quien se decantarían el mismo día de las elecciones. El 27% tomó una decisión la semana antes. Estos datos muestran que un gran número de votantes pueden verse influidos por la actuación de los candidatos en el debate. 

El actual presidente en funciones y ganador de las elecciones de diciembre, Mariano Rajoy, no participó en el debate televisado de la pasada campaña, cuando los indecisos eran todavía más, el 41%. Fue su número dos, Soraya Sáenz de Santamaría, la que se enfrentó a los otros tres candidatos. Ahora, el líder del PP ha admitido la nueva realidad política del país, y ha decidido acudir a la cita y evitar, de esta forma, los cara a cara.

Previsiones distintas

Los partidos han empezado la campaña en unas posiciones muy distintas que las que ocupaban en las encuestas antes de los comicios de diciembre. La coalición de Izquierda Unida y Podemos ha dejado el PSOE en una tercera posición incómoda, con una bajada prevista de 10 escaños respecto a los resultados del 20D. Aun así, el ascenso que los sondeos atribuyen a Unidos Podemos dejaría a un pacto con los socialistas más cerca de la mayoría absoluta.

Ciudadanos, en cambio, es el que llega al debate con una previsión más adversa. Pese a que los escaños que la encuesta del CIS le otorga son prácticamente los mismos que obtuvo en las elecciones pasadas (entre 38 y 39), en la campaña de diciembre contaba con una intención de voto que situaba al partido de Rivera con unos 30 diputados más. El PP, por su parte, mantendría la victoria de confirmarse las estimaciones. Eso sí, con un leve descenso que lo dejaría con entre 118 y 121 escaños.

Único debate a cuatro

Los líderes de Unidos Podemos y Ciudadanos, Pablo Iglesias y Albert Rivera, ya protagonizaron un cara a cara en el programa de Jordi Évole, Salvados. La crispación, los reproches y las subidas de tono dominaron el debate. A diferencia del programa que los enfrentó antes de las primeras elecciones, ambos candidatos se mostraron nerviosos. 

Esta noche, los ataques se tendrán que repartir con los otros dos candidatos, Rajoy y Sánchez. Los asesores de todos ellos ya visitaron ayer el plató donde se celebrará. Los candidatos debatirán de pie frente a un atril y no tendrán dispositivos electrónicos con ellos. El debate empezará a las 22 horas y durará dos horas.

Los asesores de Rajoy temían en un primer momento que los otros tres candidatos centraran sus ataques en él, pero la imputación de dos expresidentes andaluces en el caso de los ERE y la posibilidad de que Unidos Podemos supere al PSOE han cambiado el escenario.