Menú Buscar
El presidente de Unió y candidato a la Presidencia del Gobierno, Josep Antoni Duran i Lleida, protagoniza un desayuno informativo en Madrid.

Duran pierde la bendición de la Iglesia

Sectores católicos y del Obispado catalán no responden a las llamadas del candidato democristiano

María Jesús Cañizares
2 min

Las encuestas de intención de voto le son adversas. Y los sectores afines a la ideología cristiana de su partido han comenzado a darle la espalda. Corren malos tiempos para el líder de Unió Democràtica de Catalunya (UDC), Josep Duran Lleida, candidato a las elecciones generales. Tras el revés sufrido en las autonómicas celebradas el pasado 27 de septiembre, en las que Unió no logró representación parlamentaria, el partido ha puesto toda la carne en el asador de cara al 20-D. Duran ha intensificado sus contactos con sectores sociales con la finalidad de recabar apoyos, pero según ha podido saber Crónica Global, hace un mes que el democristiano intenta contactar con la Fundación Escola Cristiana, un lobby católico del sector educativo con el que el político siempre ha tenido una excelente relación. De momento, no ha obtenido respuesta.

Decepción con Sistach

Llueve sobre mojado porque, durante la campaña de los comicios catalanes, UDC hizo una ronda de contactos con los obispos catalanes, donde las simpatías con el ideario secesionista que promueve el presidente en funciones Artur Mas ha crecido en los últimos años. Un ideario que, como se sabe, provocó la ruptura entre Unió y Convergència.

Pero la decepción más importante de los democristianos tiene un principal responsable, el cardenal arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, que está considerado como el menos nacionalista de la jerarquía eclesiástica catalana. Sin embargo, Sistach no ha expresado ningún tipo de complicidad con UDC, reafirmando así su fama de arrimarse con quien gobierne en Cataluña, sean quién sea. Sistach será relevado de su cargo el próximo 26 de diciembre por el actual obispo de Calahorra y La Calzada-Logroño, Juan José Omella.

Obviamente, este rechazo ha causado malestar en la formación de Duran, donde recuerdan que “esos mismos sectores, cuando han necesitado ayuda para aprobar leyes contra el aborto, han buscado el apoyo de UDC”.