Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La asociación S'Ha Acabat ha sido víctima de señalamiento en la universidad, tal como denuncian profesores americanos

Doscientos profesores exigen al rector de la UPF una condena firme contra la violencia estudiantil

Universitaris per la Convivència recuerdan que no es la primera vez que S'Ha Acabat es víctima de acoso contra su libertad de expresión

3 min

Universitaris per la Convivència (UpC), entidad formada por unos 200 profesores universitarios, ha enviado una carta al rector de la Universitat Pompeu Fabra (UPF) en la que le exige que condene "de forma rápida y sin paliativos" el nuevo acoso sufrido por estudiantes constitucionalistas de S'ha Acabat. Recuerdan que no es la primera vez que esta asociación es víctima de la violencia contra su libertad de expresión. Miembros del llamado Sindicat d'Estudiants dels Països Catalans (Sepc) han pretendido hoy echar a los estudiantes constitucionalistas de una muestra de asociaciones organizada en el campus Ciutadella. 

"Esta mañana --indica la carta--, durante la Muestra de Asociaciones de Estudiantes que se celebraba en el Campus Ciutadella de su Universidad, grupos de estudiantes organizados han boicoteado la mesa de sus compañeros de la asociación S’Ha Acabat, quienes han sido acosados, insultados y hasta golpeados. En una palabra, se les ha impedido de manera violenta el ejercicio de su libertad de expresión".

"Como bien sabrá --añaden--, no es la primera vez que esta asociación sufre las iras de quienes no piensan como ellos. La violencia estudiantil es un fenómeno en alza en las universidades catalanas y no cabe ignorar que son siempre los mismos quienes recurren a ella y los mismos quienes la sufren. Alguien dijo una vez, con mucha razón, que la libertad de cada uno es condición de la libertad de todos. Por eso, cuando un solo estudiante de la Pompeu Fabra no es libre de expresar sus ideas, tampoco lo son los demás".

Los firmantes están "convencidos de que, tanto usted como su equipo de gobierno, están comprometidos con los derechos de todos sus estudiantes. Confiamos, pues, en que condene de manera rápida, expresa y sin paliativos esta nueva muestra de intolerancia que sólo busca intimidar, acallar y someter al que piensa diferente. Esperamos también que tome las medidas necesarias para que episodios tan lamentables y tan contrarios al espíritu universitario no se vuelvan a repetir".