Menú Buscar
El diputado de ERC Gabriel Rufián, y el portavoz republicano en el Congreso, Joan Tardà, junto al portavoz del partido en el Senado, Santiago Vidal.

División en ERC sobre la integración de CDC en sus grupos parlamentarios

Rufián y Tardà defienden conservar “voz propia” mientras que el portavoz republicano en el Senado, Santi Vidal, les abre la puerta

Redacción
2 min

En ERC no se ponen de acuerdo sobre la incorporación de los diputados y senadores de CDC a sus grupos parlamentarios. Tras quedarse sin grupo propio en el Senado y, por primera vez desde la transición, en el Congreso, la refundada Convergència busca su sitio en las cámaras. Su coordinadora general, Marta Pascal, no descartaba este miércoles pedir a ERC que acoja a los diputados y senadores convergentes en sus grupos.

De esta forma, evitarían entrar en el Grupo Mixto. Sin embargo, los republicanos están divididos respecto a este tema. Por una parte, tanto Joan Tardà, portavoz de ERC en el Congreso, como Gabriel Rufián, diputado del partido independentista, se han mostrado reticentes a la incorporación de los escaños de CDC en su grupo. Por la otra, el portavoz en el Senado, Santiago Vidal, les ha abierto las puertas.

“Más eficaz y útil”

Rufián ve con buenos ojos mantenerse separados. El diputado republicano considera “más eficaz y útil” para el procés tener varias voces en el Congreso. Por eso dice que “no vemos las ventajas [de compartir grupo] por ningún sitio”. En la misma línea, Tardà considera “legítimo y casi una obligación” que los diputados del renombrado PDC “se busquen la vida” para tener la mejor visibilidad posible.

Sin embargo, ambos han matizado su opinión y no han descartado permitir que los integrantes de su socio al frente de la Generalitat se añadan a su grupo del Congreso. “Es tiempo de ser generosos”, ha afirmado Rufián en referencia a una posible reunión formal con el PDC para discutir el tema. Además, ha admitido que ya se ha producido alguna conversación.

“Serán bienvenidos”

El portavoz de ERC en el Senado, por el contrario, se muestra receptivo con los senadores convergentes. Afirma que no existe “ningún rechazo” hacia ellos y que, si se integran, “serán bienvenidos”. Santi Vidal no descarta tampoco optar por la estrategia de “tener más minutos en el atril”, que se vería “perjudicada” por la incorporación de los miembros de CDC al grupo de Esquerra.