Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Furgones de Mossos durante las protestas en Tarragona tras la sentencia del 1-O / EFE

Piden hasta seis años y medio por los disturbios en Tarragona tras la sentencia del 1-O

La Fiscalía acusa a cinco detenidos de los delitos de desórdenes públicos, atentado contra agentes de la autoridad y daños

2 min

Fiscalía pide penas que suman 27 años y tres meses de prisión a cinco personas detenidas el 17 de octubre de 2019 en Tarragona en la tercera noche de disturbios a raíz de la sentencia del procés. En concreto, los procesados ​​afrontan entre cuatro años y medio y seis años y medio de cárcel por supuestos delitos de desórdenes públicos, atentado contra agentes de la autoridad y daños mediante incendio por haber prendido fuego a contenedores. El caso se juzgará en la Audiencia de Tarragona en los próximos meses.

La policía intervino mecheros y piedras a algunos acusados. Además, dos procesados ​​que pasaron 36 días en prisión provisional los acusan de "dirigir y dinamizar" un grupo de personas que formaban barricadas en la calle. El Ministerio Público les aplica la agravante de disfraz, pues llevaban la cara tapada para evitar que los identificaran.

Daños materiales y personales

Fiscalía señala en su escrito que una parte de los manifestantes que salieron a protestar durante varias noches en Cataluña "rompieron la paz social comportándose de manera violenta, provocando disturbios, haciendo cortes de carretera, levantando barricadas con mobiliario urbano, llegando a atacar inmuebles pertenecientes a instituciones y organismos estatales, ocasionando cuantiosos daños materiales, así como a las fuerzas de orden público, a las que acometieron causando daños personales ".

Los hechos que son objeto de acusación ocurrieron el 17 de octubre de 2019. El Ministerio Público apunta que sobre las nueve de la noche un millar de personas se reunieron ante la subdelegación del Gobierno en Tarragona y cortaron al tráfico la plaza Imperial Tarraco. Hacia las diez y media, varias personas de este grupo de manifestantes, "en el que se integraban los acusados", comenzaron a insultar a los agentes, a lanzarles piedras, botellas de vidrio y otros objetos contundentes. La actuación que evaluará la Audiencia.