Menú Buscar

Una diputada de la CUP se niega a contestar en castellano

La representante por Lleida de la formación, Mireia Boya, respondió en aranés a un periodista que le pidió su testimonio en español

2 min

La nueva diputada por Lleida de la CUP, Mireia Boya, ha borrado el español de su cabeza. Solo responde en catalán y, en su defecto, en aranés.

Boya acudió el lunes a las inmediaciones del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña para mostrar su apoyo al expresidente catalán Artur Mas, que se sometía a juicio ese día por la consulta del 9N. A su alrededor, un grupo de periodistas escuchaba y recogía sus explicaciones sobre el apoyo a Mas. Uno de los reporteros, inocente, le pidió si podía repetir las declaraciones en castellano. Falló el tiro.

La regidora de la formación antisistema se negó entonces a expresarse en español, pero, a cambio, se ofreció a hacerlo en aranés. Ante el asentimiento del reportero, Boya contestó en lengua occitana.

La actitud lingüística adoptada por Boya no sorprende si se recuerda que, hace menos de un mes, aseguró que todas sus intervenciones en el Parlament tendrían lugar en aranés con el fin de "normalizar" su uso. Y es que la diputada, regidora en el Ayuntamiento de Les por la formación occitanista CORRÒP y excoordinadora de la ANC en La Vall d’Aran, es una acérrima defensora de la nación aranesa. No obstante, su perfil político reza que defiende un "proyecto de país con dos lenguas propias (catalán y aranés) que mire a Occitania".

Con su actitud, demuestra que le basta con llevar su mensaje a un grupo reducido de personas. Ni siquiera tiene interés en que la escuchen en el resto de España y, ni mucho menos, en la salvajemente conquistada Latinoamérica.