Menú Buscar
Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, en el acto de la Diada que su partido ha organizado en Can Zam / CG

El concejal ‘díscolo’ de Colau promete que Barcelona pondrá urnas el 1-O

La alcaldesa asegura que hará “todo lo posible” por celebrar la votación pero advierte de que no acepta “lecciones” de democracia del PDeCAT

3 min

¿Colaborará el Ayuntamiento de Barcelona en la organización del referéndum? Según el cuarto teniente de alcalde de la ciudad, Jaume Asens, sí. Así lo ha prometido en un acto ante la Bolsa de Barcelona en el que participaba junto a la CUP, Albano Dante y los miembros de Procés Constituent que se convertía en la demostración de que la nueva izquierda catalana se había fracturado.

Jaume Asens, cuarto teniente de alcalde de Barcelona ante la bolsa / CG

Jaume Asens, cuarto teniente de alcalde de Barcelona ante la Bolsa de Barcelona / CG

La alcaldesa, Ada Colau, participaba a la misma hora en el acto que su partido, Catalunya en Comú, había organizado en Can Zam (Santa Coloma de Gramenet), y que contaba con la presencia de Pablo Iglesias. Allí se desmarcaba de la manifestación de su concejal díscolo y repetía la declaración de primera hora de la mañana en la ofrenda floral municipal ante el monumento de Rafael Casanovas: “Haré todo lo posible para celebrar la votación”.

Críticas a JxS y el PDeCAT

Con todo, recordaba que se debe a la institución y a todos los que trabajan allí, y cargaba directamente contra JxSí. Asegura que las prisas de Carles Puigdemont y Oriol Junqueras por convocar el referéndum han dejado “fuera a la mitad del pueblo de Cataluña” y les acusaba de no haber hecho “lo mejor que habrían podido” en el Parlament, donde impulsaron unos debates en los que “no se ha representado igual a todos los catalanes”.

Contestaba con vehemencia a quienes le critican por mantener una posición “equidistante y ambigua” respeto al 1-O y las críticas que han recibido por ser cobardes y no posicionarse. “No aceptaremos lecciones de nadie y menos de convergentes que hasta hace dos días no tenían ni idea de lo que era la desobediencia civil”.

Igual que Puigdemont o que el portavoz del Govern, Jordi Turull, acepta que la “historia nos juzgará”. Pero en lugar de usar esta frase para fomentar el escrache a los alcaldes, Colau asegura que en el futuro se valorará la “valentía, la coherencia, la inteligencia, la sensibilidad, la empatía, y quién hizo el esfuerzo para comprender a todo el mundo y construir puentes donde otros quieren dividir”.