Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Josep Lluís Trapero, en una entrevista / EUROPA PRESS

La destitución de Trapero se comunicó antes a la prensa que a los Mossos d'Esquadra

El relevo de la cúpula de la policía autonómica coge por sorpresa al cuerpo, tanto por las formas como por el fondo

Ignasi Jorro / Gerard Mateo
6 min

La destitución del mayor de los Mossos d’Esquadra Josep Lluís Trapero llegó a los medios de comunicación antes incluso de que el Departamento de Interior comunicase su relevo al cuerpo autonómico de policía. La noticia, no por esperada, cogió por sorpresa tanto por las formas como por el fondo.

La salida pactada --pero no voluntaria-- del mayor se venía cociendo desde hace algunas semanas, si no meses. La zozobra, de hecho, comenzó cuando ERC asumió Interior en el nuevo Govern, en mayo, y siguió cuando la CUP inició presiones para cambiar el modelo policial hacia uno más amable. Pronto se palpó, pues, la pérdida de confianza y el distanciamiento entre los republicanos y Trapero. De hecho, el conseller Joan Ignasi Elena no dio ningún argumento de peso para el relevo durante la presentación de la nueva cúpula.

Estela, afín a ERC

En este sentido, la elección de su sustituto, Josep Maria Estela, encaja a la perfección en esta renovación. El nuevo comisario jefe, más afín a ERC que su predecesor --quien nunca ocultó su cercanía al entorno del expresidente Carles Puigdemont--, defiende una policía de proximidad, así como alejada de personalismos de etapas anteriores.

Otra de las máximas de esta nueva etapa de los Mossos es la feminización del cuerpo. Y en este punto destaca que la número tres será la intendente Rosa Bosch. En cambio, Cristina Manresa seguirá al frente de la comisaría central, a pesar de que su nombre aparecía en muchas quinielas como la futura sucesora de Trapero. Su caso es una de las grandes incógnitas de la ecuación.

La nueva cúpula de Mossos d'Esquadra encabezada por Josep Maria Estela / MOSSOS
La nueva cúpula de Mossos d'Esquadra, encabezada por Josep Maria Estela / MOSSOS

Sallent vuelve a la primera fila

Asimismo, cabe recordar que Estela ha ganado notoriedad en los últimos días, a raíz del caso del pistolero de Tarragona, aunque Elena ya se había reunido con él en diversas ocasiones para explicarle el proyecto. El nuevo jefe de Mossos nunca escondió estos encuentros a Trapero, a quien ha sido leal hasta el final. Aun así, las fuentes consultadas sostienen que Estela tendrá un papel institucional, y será su número dos, Eduard Sallent​, quien tomará el mando del cuerpo.

Sallent ya sabe lo que es dirigir a los Mossos. La Generalitat lo puso al frente de su policía en junio del 2019 en lugar de Miquel Esquius, que a su vez sustituyó a Ferran López, el máximo responsable policial tras el cese de Trapero en aplicación del artículo 155 tras el referéndum ilegal del 2017. Y fue Sallent quien avanzó los primeros cambios en el sistema de orden público, con intervenciones “quirúrgicas” en los antidisturbios cuando éstos tuvieran que actuar, y quien gestionó el octubre caliente del 2019, tras la sentencia del procés. También se presentó como una figura neutral, sin intención de politizar el cuerpo.

El comisario jefe de los Mossos, Josep Maria Estela
El comisario jefe de los Mossos, Josep Maria Estela

Un año de la segunda etapa de Trapero

Sin embargo, hace un año, el Govern restituyó a Trapero cuando la justicia le absolvió de los cargos por los que se le investigaba a raíz del 1-O. El mayor remodeló la cúpula y Sallent pasó a un segundo plano (la región Metropolitana Sur) por petición propia. Ahora regresa a la primera línea tras un “golpe de autoridad de Interior”, en palabras de un portavoz del sindicato SAP-Fepol. Un golpe al ego de Trapero y a su “manera de operar”: “Lo ponen en su lugar”.

Tras ello, la misma fuente pide a la nueva cúpula que aporte estabilidad a los Mossos, y que el relevo sirva “a motivos operativos y no políticos”. También solicita que Estela “proteja” a la institución de “ataques externos” y que “prime el diálogo social con los sindicatos, pues son éstos los que operan de correa de transmisión de las demandas de los agentes rasos”.

El futuro del mayor

Dónde se recolocará Trapero es ahora la gran pregunta. Elena le tiende la mano para que siga en los Mossos con otras funciones, a pesar de que es el agente con el rango más alto, el de mayor.

Fuentes del sector de la seguridad lo sitúan como director de seguridad en una gran empresa o conglomerado.