Menú Buscar
El presidente de la Generalitat, Quim Torra / EFE

El TSJC investigará a Quim Torra por los lazos amarillos en la Generalitat

El tribunal catalán admite a trámite la querella de Fiscalía contra el 'president' por desobediencia por politizar las instituciones oficiales en periodo preelectoral

02.04.2019 16:24 h.
5 min

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) investigará a Quim Torra por desobediencia por los lazos amarillos colgados en edificios oficiales de la Generalitat de Cataluña. La instancia judicial ha admitido a trámite la querella presentada por Fiscalía contra el presidente catalán por politizar las instituciones en época preelectoral.

La máxima instancia judicial en la autonomía ha dado el primer visto bueno a la acción legal presentada por el Ministerio Público contra el presidente autonómico la semana pasada. La denuncia por presunta desobediencia se refiere al caso omiso que hizo Torra de las resoluciones de la Junta Electoral Central (JEC), que le conminaban a retirar los lazos y resto de símbolos independentistas de las fachadas de los edificios del gobierno autonómico, empezando por el propio Palau de la Generalitat en Barcelona.

"Desatención" del mandato de la Junta

En el escrito presentado por la Fiscalía Superior de Cataluña ante el TSJC se argumenta que el jefe del Ejecutivo autonómico "desatendió" el mandato enviado por la JEC. Lo habría hecho el presidente catalán de forma "consciente y deliberada" en "numerosas" dependencias del Gobierno autonómico. Torra habría desobedecido a la Junta Electoral "de manera encubierta o simbólica a través de carteles, imágenes, figuras, fotografías y simbología en general de la misma naturaleza ideológica y partidista".

Imagen de la pancarta que preside el balcón del Palau de la Generalitat en Barcelona / CG

Imagen de la pancarta que preside el balcón del Palau de la Generalitat en Barcelona / CG

En opinión del Ministerio Público hay mimbres suficientes para acreditar un delito de desobediencia del también diputado de Junts per Catalunya (JxCAT). Considera Fiscalía que Quim Torra, con sus acciones, provocó que las resoluciones de la JEC, la autoridad central de control de procesos electorales, "fueran reiteradamente desatendidas". Este hecho es de "especial gravedad" porque impacta directamente en el derecho de participación política de los ciudadanos. En el mismo sentido, el letrado agrega que la reiterada negativa del presidente regional y activista "no puede quedar enmascarada" por la sustitición de símbolos en instituciones oficiales que "pretendían siginificar exactamente lo mismo, simbología partidista, que además, incluía multitud de carteles con expresiones escritas".

"Voluntad de desobedecer"

La querella también constata el "flagrante incumplimiento" que llevó a cabo Torra el pasado 21 de marzo cuando cambió una pancarta con un lazo amarillo y un lema por la libertad de los encausados por el procés por un pendón de plástico con el mismo eslogan, aunque con el lazo silueteado y con un trazo rojo. Ello entiende Fiscalía que constituye materia suficiente para concluir que "no tenía otra finalidad que eludir o burlar los requerimientos emitidos". Aquella pancarta, colocada sobre la anterior, consigna que vivía en el president una "voluntad de desobedecer". Por ello, en su escrito, el Ministerio Público pidió que Torra declare por estos hechos. Exigió también el mismo organismo los informes de la propia Generalitat de Cataluña y los Mossos d'Esquadra y la Policía Nacional.

Imagen de la primera ancarta que colgó el Ejecutivo de Torra tras el aviso de la Junta Electoral / CG

Imagen de la primera ancarta que colgó el Ejecutivo de Torra tras el aviso de la Junta Electoral / CG

Cabe recordar que la Junta Electoral Central ordenó el 11 de marzo al presidente de la Generalitat de Cataluña que descolgara los lazos amarillos y otra simbología política de los edificios públicos con el fin de mantener la neutralidad política durante las próximas citas electorales: las elecciones generales del 28 de abril y los comicios municipales y autonómicos del 26 de mayo. No obstante, el gobierno de Torra alegó, primero, y desoyó las resoluciones, después, y mantuvo los lazos. Lo hizo con la treta de la pancarta silueteada en una primera instancia y con un pendón que apela a la libertad de expresión y opinión, en segundo término. Este elemento, de hecho, aún luce en la fachada de la sede del Gobierno autonómico.