Menú Buscar
La consejera de Gobernación, Meritxell Borràs, en una imagen de archivo en el Parlamento catalán / EFE

El Govern declara desierto el concurso para la compra de urnas para el referéndum

Las dos empresas que optaban no han superado los trámites exigidos por la Generalitat

3 min

La Generalitat ha declarado desierto el concurso para homologar las empresas que debían fabricar las urnas para el referéndum independentista del 1 de octubre. Las dos empresas que aspiraban a fabricar las 8.000 urnas que se debían utilizar el 1-O  no han superado los trámites previos a la homologación del Govern. Las empresas que optaban a hacerse con la adjudicación eran Plastic Express y la UTE formada por Espai World y Suministros Integrales Futbida, pero la mesa de contratación encargada de elegir a una de ellas decidió este lunes rechazar a las dos.

Sobre este proceso, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ha abierto una investigación sobre la consejera de Gobernación de la Generalitat, Meritxell Borràs, responsable de los procesos participativos.

Compra sin concurso

En cualquier caso, el Govern tiene previsto activar un plan alternativo para adquirir las urnas con las que celebrar el referéndum secesionista, a pesar de que los tribunales han dictaminado que se trata de una consulta ilegal.

Fuentes de la Generalitat han insistido en que este parón en el proceso administrativo "no impide que el 1 de octubre pueda haber urnas", ya que una posibilidad es que ahora el Gobierno autonómico, liberado de los procedimientos que marca el concurso, se encargue directamente de negociar la compra con una empresa determinada.

"Chapuza"

La portavoz del PSC, Eva Granados, cree "evidente" que el Govern "es consciente de que el Consejo de Garantías Estatutarias dijo que un referéndum unilateral es ilegal. Buscan cualquier materia como excusa para esquivar el referéndum. El PSC ya había observado irregularidades en el proceso de compra de urnas”.

Por su parte, el portavoz de Ciudadanos, Fernando de Páramo, ha hablado de "chapuza" y asegura que "ya hemos vivido esta situación, es el día de la marmota, es un nuevo 9N. Lo que más me preocupa es que sigan queriendo gastar dinero en el referéndum". Ha recordado que en la consulta de 2014, el Govern se gastó "13 millones de euros" y ha instado al Gobierno de Carles Puigdemont a "ponerse a trabajar y a gastar el dinero en eliminar los barracones escolares o en reducir las listas de espera. No nos hagan perder más tiempo y dinero. Convoquen elecciones si no quieren trabajar”.