Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Entrada del Centro Penitenciario Quatre Camins, en La Roca del Vallès / EP

La desesperada carta de una funcionaria de prisiones: “Hubo violencia sexual”

La trabajadora acusa a la Consejería de Justicia de quitar importancia al abuso sufrido por una compañera en Quatre Camins y advierte de que las cárceles catalanas “están a punto de arder”

4 min

“Estoy segura de que nadie o casi nadie leerá esta queja. No importa. A mí me sirve para desahogar mi indignación con el departamento". Así arranca la carta de una funcionaria de la cárcel de Quatre Camins (La Roca del Vallès) enviada al resto de los trabajadores, después de que una compañera fuera objeto de abuso sexual en este centro. Considera que la Consejería de Justicia de la Generalitat no le ha dado importancia suficiente al caso. De ahí que, indignada, denuncie las agresiones, las faltas de respeto y la falta de seguridad que sufren los funcionarios.

“Hemos recibido en Quatre Camins un correo corporativo en que se nos informa de que Es responsabilitat de tot el col·lectiu fer del nostre entorn laboral un lloc segur i respectuós”, explica la trabajadora, para, a continuación, definir el concepto de violencia sexual “según las encuestas elaboradas por el Ministerio de Igualdad. Acoso sexual: Miradas lascivas, contacto físico no deseado, exhibicionismo, envío de imágenes o fotos sexualmente explícitas que le hayan hecho sentirse ofendida, humillada, o intimidada a la mujer, por citar algunos ejemplos”.

La Consejería lo negó

La autora de la carta marca en rojo “algunas coincidencias con lo que a buen seguro sintió la compañera de Quatre Camins el otro día en el MóduloR4. Cual es mi sorpresa al leer un artículo en un medio de comunicación sobre el suceso y encuentro esta frase: “Desde el departamento de Justicia han indicado que en ningún caso se produjo ninguna agresión sexual”.

La 'consellera' de Justicia, Lourdes Ciuró / ATLAS
La 'consellera' de Justicia, Lourdes Ciuró / ATLAS

“¿Me lo parece a mí o suena a quitarle hierro a la cosa?. Imagino que es una triquiñuela basándose en términos legales, pero me parece vergonzoso”.

"La respuesta tuvo que ser otra"

A su juicio, la respuesta adecuada de la Consejería hubiera sido que reconociera que “se produjo violencia sexual, con claro acoso sexual y se tomarán medidas para que estas situaciones que se están reiterando se corten de raíz”.

Señora Consellera, debe tomar medidas ¡ya! –añade--. Elimine a esos consejeros que nos han llevado a esta situación. No haga caso de esa frase hecha que reza cortada la cabeza de la serpiente, se acabó la serpiente. La cabeza está cortada y la serpiente sigue serpenteando. Renovación total, consellera” pues tiene a las prisiones a punto de arder.

"Saben nuestras matrículas"

Y soy generosa conmigo misma, no quiero amargarme más el día y explicar el nivel de agresiones a compañeros, faltas de respeto. Y la seguridad… nos ven entrar y salir con nuestros coches, tienen nuestras matrículas, invaden nuestras redes sociales, nos atracan…”

“Lo dicho; estoy segura que nadie o casi nadie leerá esta ¿queja?, no… mejor súplica”. La denuncia de la funcionaria se enmarca en la falta de medidas de seguridad y de recursos que este colectivo viene denunciando.