Menú Buscar
El concejal de Presidencia, Agua y Energía de Barcelona, Eloi Badia, en una comparecencia pública anterior / CG

Eloi Badia 'dilapida' ocho millones con el desastre de Montjuïc

El concejal gasta cuatro millones en obras y deberá provisionar cuatro más si completa los test de identificación genética de los 350 cadáveres

18.07.2018 00:00 h.
5 min

Eloi Badia dilapida ocho millones de euros públicos con la gestión del derrumbe de un bloque de nichos en el Cementerio de Montjuïc. El concejal de Presidencia, Agua y Energía de Barcelona lleva gastados cuatro millones en obras y deberá provisionar cuatro millones más si quiere realizar un análisis completo de ADN de los restos mortales del hundimiento.

Según los datos del Portal de Transparencia del Ayuntamiento de Barcelona, la empresa Cementiris de Barcelona, que preside Badia y dirige Jordi Valmaña, lleva gastados o a punto de licitar 3,7 millones de euros en informes, análisis, auscultaciones, reparaciones y obras después de que se viniera abajo una torre de sepulturas el 15 de septiembre de 2017 en Montjuïc. El mayor de estos contratos corresponde a las pruebas de ADN de los "restos mortales inconexos", esto es, los cuerpos que están sin identificar. Totaliza, como avanzó Metrópoli Abierta, 792.990 euros. Fuentes cercanas a los familiares han indicado que los test se están realizando sólo a los 26 cuerpos aislados tras el desastre. El análisis de todo el material cadavérico recuperado de 350 fallecidos sería mucho más costoso, sumando unos cuatro millones de euros más, según las mismas fuentes.

¿Quién gana con los contratos?

Además de los 3,7 millones gastados tras el derrumbe, Cementiris de Barcelona se dejó otros 164.702 euros en 2017 en contratos menores de urgencia tras el desastre. Estos incluyen, por ejemplo, los trabajos de las dos antropólogas que han podido identificar a una minoría de cuerpos. Una de ellas, Dominika Nokiarová, es una de las personas denunciadas en la querella colectiva que veinte familias --con el apoyo total de 50-- han interpuesto contra el Ayuntamiento de Barcelona por presunta profanación, daños, falsedad documental, prevaricación y malversación por la tragedia.

Entre los ganadores de los contratos postragedia, que se llevaron adjudicaciones sin concurso o a dedo, figura Segos Management SL, que se llevó cinco contratas por valor de 52.889,10 euros en 2017 tras el derrumbe. Ya este ejercicio, la misma firma ganó otra adjudicación de 176.490,60 euros para elaborar un plan director de patologías para los nueve camposantos municipales que gestiona la empresa que comanda Jordi Valmaña. Otra de las beneficiadas es Construcciones e Instalaciones Rin SA, que ha entrado en acuerdo marco de "pequeños trabajos de obra especializados", por valor de 1,8 millones de euros, y que ya ganó otra licitación de 134.887,77 euros en una "actuación de urgencia" en el bloque de sepulturas hundido.

Boquete en las cuentas

Con lo que respecta a abogados, la empresa que dirigen al alimón Eloi Badia y Jordi Valmaña no ha confiado íntegramente en Esteve Grima, director de su área jurídica. Encargó el primer informe sobre posibles responsabilidades penales del hundimiento a Gibert-Rusca, el despacho del penalista y exdecano del Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona (Icab), Oriol Rusca. Pagó 1.470 euros por un documento que no ha trascendido. Después, la sociedad gestora se apoyó en Tornos Abogados, especialistas en derecho administrativo, que han lidiado con la negociación posterior. Cementiris abonó a este despacho casi 13.000 euros hasta marzo. La querella penal presentada ahora engrosará, previsiblemente, la factura legal.

¿Tiene dinero esta filial del conglomerado público Barcelona de Serveis Municipals (B:SM) para pagar el desastre del derrumbe de Montjuïc? Fuentes de la oposición municipal han recordado que la sociedad municipal arrojó un beneficio neto de 2,2 millones de euros en 2016, según su última memoria disponible. Cementiris presume de unos fondos propios de 7,1 millones de euros y es una de las aportadoras netas al global del grupo B:SM. No obstante, no había provisionado cantidad alguna para el desastre que significó el hundimiento de 144 nichos. "Es evidente que no estaba provisionado. Veremos el impacto final del incidente sobre las cuentas una vez las aseguradoras ya han dicho que no pagarán las posibles responsabilidades patrimoniales", han remachado las mismas fuentes.