Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, durante la reunión del Comité Ejecutivo del PP de Madrid

Así fue cazada Cifuentes por una dependienta de la perfumería

Una de las trabajadoras de la sección alertó a seguridad: "Una señora con unos zapatos de Prada está robando"

2 min

Cristina Cifuentes fue pillada in fraganti en la sección de perfumería del Eroski ubicado en el Puente de Vallecas, el 4 de mayo de 2011 cuando ocupaba el cargo de vicepresidenta de la Asamblea de Madrid.

Tras salir de su lugar de trabajo, alrededor de las 11.30 horas, recorrió 100 metros hasta la puerta del hipermercado y se dirigió hacia la sección de perfumería en busca de una crema antiedad. Actuó con total normalidad: saludó a los guardias de seguridad que custiodaban la puerta de entrada y, sin apariencia delictiva, supuestamente metió en su bolso dos artículos sin pasar por casa. El presunto hurto puede acabar con su carrera política.

El instante

La popular pensó que estaba exenta de ojos que la vigilaran, tomó dos frascos de crema Olay y los examinó. Convencida de su impunidad ante las cámaras de seguridad, introdujo ambos productos en su bolso, de azul eléctrico a juego con su vestido y zapatos. 

Esos zapatos fueron los que la delataron. Una empleada de la sección explicó a los guardias de seguridad: "Hay una señora muy elegante, con unos zapatos de Prada carísimos, que acaba de robar unas cremas”. El precio de cada uno de los botes era de 21 euros y Cifuentes cobraba 5.200 euros al mes