Menú Buscar
Imagen de archivo del exterior del Palau de la Generalitat, patrimonio del Govern / EFE

Denuncian a una abogada de la Generalitat catalana por acreditar un máster falso

La Consejería de Presidencia ve fraude en una de sus empleadas que accedió a una plaza en los servicios jurídicos

3 min

La Generalitat ha denunciado a una de las abogadas de sus servicios jurídicos por haber accedido a una plaza acreditando un título de máster que presuntamente no tenía. La Fiscalía de Lleida investiga el caso. La empleada pública incluyó en su currículum un máster en Derecho de Cataluña, que habría cursado en la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) en 2008.

La denunciada accedió en funciones a la plaza equivalente a subdirector general –con un sueldo de unos 60.000 euros anuales– en septiembre de 2015, y en marzo de 2017 se le otorgó de forma definitiva. En el escrito presentado ante la Fiscalía por la Consejería de Presidencia, aseguran que la universidad no ofreció estos estudios el curso en el que la empleada asegura que los obtuvo, según publica este martes El Confidencial.

36 créditos

El denunciante indica además que el currículum de la abogada incluía que el máster era de 36 créditos, mientras que para considerarse unos estudios de posgrado de este nivel debe tener entre 60 y 120 créditos. Así, considera que la trabajadora pública equiparó un curso de juristas de la Escuela de Administración Pública de Cataluña (EAPC) con el máster. Ese curso se impartió en la UAB.

La EAPC ofreció este curso por las carencias del sistema de acceso al cuerpo de la Abogacía de la Generalitat. Y es que solo una cuarta parte de los 140 juristas que lo forman accedieron por oposición libre. El resto, lo hicieron por el sistema de integración directa o por concurso restringido.

‘Mestratge en Dret Públic’

El nombre de este curso era Mestratge en Dret Públic, por lo que los alumnos que lo obtenían pasaban a considerarse magíster en Derecho. La titulación, sin embargo, no puede equipararse a la de un máster, por el número de créditos. La denuncia asegura que la abogada no se equivocó al incluirlo en el currículum, sino que lo hizo de “forma intencionada” ante la falta de otros méritos.