Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de una paciente en una consulta de odontología / Pixabay

Los odontólogos estudian más denuncias contra el dentista de Colau

El Colegio valorará "nuevas acciones legales" por daño a la profesión tras la apertura de una segunda consulta por parte del Ayuntamiento de Barcelona

3 min

El Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de Cataluña (COEC) estudia ampliar su impugnación del servicio de dentista municipal del Ayuntamiento de Barcelona tras la apertura ayer de una segunda consulta en Nou Barris. 

El ente colegial ha explicado a este medio que "valorará si es preciso tomar más acciones legales" tras el estreno de una nueva sede del odontólogo público, que está orientado a facilitar la salud bucodental de las personas vulnerables, según la Administración local. 

El recurso al TSJC está vivo

El COEC ha recordado que "hay que esperar al resultado del recurso contencioso-administrativo" que presentó ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) por daño a los operadores y por, según su criterio un abuso de las competencias del ayuntamiento. La segunda instancia judicial desestimó la petición de medidas cautelares en 2019, pero el recurso sigue sin resolverse. 

Por lo pronto y antes de que el TSJC avale o desestime el escrito, lo que no hay es diálogo entre el sector y el ayuntamiento, pues el Colegio de Odontólogos "no tenía noticia de la apertura de este centro" hasta que empezó a operar ayer.

Críticas del sector

Cabe recordar que la profesión se ha rebelado contra una iniciativa municipal que, según el colectivo Agrupació de Dentistes de Catalunya (ADC), vinculada a Metges de Catalunya, sindicato mayoritario entre los facultativos, "no es para personas vulnerables", pues los precios les excluyen. "Es un engaño", opinó ayer ADC desde su cuenta oficial de Twitter. 

No es la única crítica del sector de la odontología a un servicio que el ayuntamiento ha orientado a las personas en riesgo de exclusión. En su argumentación ante el TSJC, el Colegio esgrime que generará una caída de facturación a las consultas convencionales, y que el servicio excede las competencias de la Carta Municipal de Barcelona.