Menú Buscar
Las últimas encuestas dibujan un orden distinto: Podemos le disputa el segundo puesto al PSOE, mientras que C's podría quedar en cuarto lugar.

¿Dejará el 20D un Congreso ingobernable?

Los sondeos apuntan que el PP y C's no sumarían, mientras que Podemos desplazaría al PSOE del segundo puesto, lo que complicaría la política de alianzas

María Jesús Cañizares
5 min

Los españoles deciden mañana si vuelven a dar un voto de confianza al bipartidismo o abren la puerta a los partidos que representan la nueva forma de hacer política. Todos los escenarios están abiertos, aunque los últimos sondeos electorales apuntan a una situación ingobernable: auguran que el PP ganaría por la mínima y no sumaría con Ciudadanos, debido al repunte de Podemos, que se disputaría con el PSOE el segundo puesto.

Campaña áspera

Los sondeos de hace dos semanas difieren bastante de los que se han dado a conocer en las horas previas al cierre de una campaña áspera, donde la agresión sufrida por Mariano Rajoy en Pontevedra ha supuesto un triste colofón. Se da por hecho que los populares volverían a ganar los comicios, pero estarían muy lejos de la mayoría absoluta de 2011.

Las encuestas prohibidas realizadas por GESOP para El Periódico de Andorra apuntan a que el PP se quedaría con un 26% de los votos, es decir, entre 107 y 111 escaños (la mayoría absoluta está situada en 176). Pablo Iglesias podría arrebatar a Pedro Sánchez un segundo puesto, pues se quedaría con el 20,4% de los votos, frente al 21,4% de los socialistas. Aunque, en número de escaños, Sánchez lograría entre 84 y 88 escaños, y los podemitas, entre 71 y 75.

Caída de C's

Ciudadanos, que partía como favorita para un segundo puesto, e incluso había llegado a sonar como ganadora, pasaría a un cuarto lugar con un 16% de votos, entre 50 y 54 escaños.

En función de esos resultados, que están en línea con las últimas encuestas legales que se habían publicado antes, la estrategia de pactos se complica para los populares, que no sumarían con Ciudadanos. Tampoco lograrían mayoría un tripartito formado por Podemos, PSOE y Ciudadanos. Y resulta improbable un gran pacto entre PP y PSOE.

Resbalones

Rajoy necesitará apoyos para poder ser investido de nuevo presidente del Gobierno. Y es ahí, en esa segunda posición, donde los sondeos son más inseguros. El PSOE concluye una errática campaña en la que Sánchez ha pasado del tono hierático al bronco, en función de las necesidades mediáticas, mientras que Rajoy no se ha salido de su guión económico y territorial. Pero a Sánchez le siguen muy de cerca por los nuevos partidos que piden paso. Hace dos semanas, todas las miradas estaban puestas en Ciudadanos, formación que amenazaba con arrebatar ese segundo puesto a los socialistas. Pero la campaña se le ha hecho larga a Albert Rivera, autor de sonoros resbalones –la retirada de la agravante de violencia doméstica ardió en las redes sociales--.

El líder de Ciudadanos reconoció, tras el cara a cara protagonizado por Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, que solo con una participación alta que ronde el 80% sería posible un cambio protagonizado por su partido. Con estas palabras, Rivera admitía que, durante esta campaña, el bipartidismo se había revitalizado. Ese debate a dos también puso nervioso a Pablo Iglesias, quien advirtió de que es necesario dar carpetazo a esa “vieja política”. Pero es Rajoy el que más recientemente ha expresado sus inquietudes. Lo ha hecho en Bruselas, durante un encuentro con la cancillera alemana Angela Merkel, a quien confesó que Podemos podría arrebatar la segunda posición a PSOE, obligando así a buscar la gran coalición multipartidista.

Cataluña

Especial atención merecen los resultados en Cataluña. En Comú Guanyem, la marca de Podemos, parte como favorita, seguida de ERC y Democràcia i Llibertat. Los republicanos y la formación que apoya Artur Mas medirán sus fuerzas independentistas y la fidelidad de sus votantes. La gran incógnita es si UDC obtendrá representación y a quién va a parar el voto de la CUP, que no se presenta.