Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Fernando Grande Marlaska y Diego Pérez de los Cobos enfrentados / FOTOMONTAJE CG

Los tres rifirrafes de De los Cobos con el Gobierno antes de su destitución

El Ministerio del Interior había detectado dos actuaciones irregulares en torno al vicepresidente Pablo Iglesias y a su vida particular

7 min

La tormenta que azota el Ministerio del Interior tras la destitución de Diego Pérez de los Cobos viene de tiempo atrás. El nombramiento del teniente coronel David Blanes como nuevo jefe de Comandancia de la Guardia Civil, anunciado en la mañana del miércoles 3 de junio, no ha relajado los ánimos de una trama caracterizada por los enfrentamientos entre el coronel cesado y la cúpula del departamento que lidera Fernando Grande Marlaska. A lo que se une, además, las presuntas contradicciones vertidas por el ministro sobre los motivos del cese. 

La investigación abierta por la celebración del 8M cuando el coronavirus comenzaba a escamparse de manera evidente por España fue uno de los encontronazos de De los Cobos y la cúpula de Interior, aunque no el primero. Según ha adelantado El Periódico, meses atrás habían producido dos situaciones similares por las que la desconfianza hacia el coronel tomó forma en el seno del Gobierno. 

De los Cobos y Pablo Iglesias

Los sucesos tendrían relación con el vicepresidente Pablo Iglesias y, en concreto, con los escraches que ha sufrido durante las últimas semanas por parte de ciudadanos de Madrid y vecinos de su residencia, situada en Galapagar. En una ocasión se difundieron unas imágenes del líder de Unidas Podemos realizando la compra en un comercio local. En el metraje se reconocía a un Iglesias sin mascarilla y ciertos insultos y críticas contra él por parte de los vecinos. 

El 24 de abril Interior tuvo conocimiento de que el coronel De los Cobos habría enviado a unos agentes al establecimiento para reclamar las cintas de las cámaras de seguridad en las que supuestamente Iglesias aparecía en la tienda sin mascarilla. Esas pesquisas no respondían a una investigación judicial abierta, sino que eran iniciativa del coronel.

de los cobos
El coronel De los Cobos en una imagen de archivo del juicio del 'procés' / TS

Retirada de banderas

El segundo rifirrafe tuvo lugar pocos días antes del cese de De los Cobos, en relación con una supuesta concentración de la derecha y extrema derecha frente a la vivienda de Iglesias e Irene Montero. Una filtración destapó la orden decretada desde la Comandancia de Madrid, aún bajo el mando del coronel, en la que instaba a los agentes que custodiaban la finca a retirar pancartas y banderas de España que se encontraran allí colgadas. En realidad, esa concentración, que se vinculaba a las caceroladas promovidas por Vox, no existió.

La orden se había producido el 13 de marzo y tenía relación con la concentración promovida por miembros del sindicato policial Jusapol. En aquella ocasión, tras manifestarse en contra del Gobierno frente a la sede del Congreso de los Diputados, se trasladaron hasta el domicilio de Iglesias y Montero para continuar su protesta con pancartas y banderas. En el ministerio se interpretó que la filtración, dos meses después, fue intencionada e iba contra el vicepresidente del Gobierno.

8M, la investigación que colmó el vaso

El último encontronazo se produjo en torno a las investigaciones de agentes de la Guardia Civil de Madrid sobre la manifestación del 8M. Se filtró parte del informe que habrían elevado a la jueza instructora, un informe que contenía algunos errores, trasladaba testimonios en el sentido contrario a las declaraciones y se nutría de recortes de diarios. Fuentes del cuerpo señalan que el "silencio intencionado" del coronel sobre esta revelación colmó la desconfianza de la cúpula de Interior.

El cese inmediato del coronel levantó una polvareza. Para empezar, la propia jueza instructora advirtió al ministerio que no debía reclamar información sobre la causa que ella había abierto contra el delegado del Gobierno en Madrid a instancias de la denuncia de un abogado que sostiene que el Gobierno prohibió varias manifestaciones por el coronavirus, pero prevaricó al autorizar la del 8M. El PP, para quien había trabajado la jueza durante el mandato de Mariano Rajoy, y Vox, como Ciudadanos, han pedido la dimisión del ministro.

Una de las tres organizaciones de los fiscales españoles, la Asociación de Fiscales, defiende que De los Cobos fue apartado de su cargo de forma "contraria a la ley", a lo que hay que sumar las informaciones surgidas sobre la presunta falta de transparencia y falsedad de las informaciones sobre la causa del cese. 

 

La presidenta de la @AFiscales, Cristina Dexeus / TWITTER

El medio de comunicación digital El Confidencial destapó un documento que apuntaría que De los cobos fue cesado por "no informar del desarrollo de investigaciones y actuaciones de la Guardia Civil, en el marco operativo y de Policía Judicial, con fines de conocimiento" sobre la investigación del Día Internacional de la Mujer. Ello entra en contradicción con la primera versión que ofreció Grande Marlaska, en la que defendía que se trataba de una simple "reestructuración" del cuerpo por pérdida de confianza.

El ministerio insiste en que la información que se le reclamó a Pérez de los Cobos no era el informe, que ya se había filtrado a la prensa, sino sobre la participación de la Guadia Civil como policía judicial en la instrucción de una causa contra el Gobierno.

Destacadas en Política