Menú Buscar
Josep Rull, Íñigo de la Serna y Meritxell Borràs / GENCAT

De la Serna promete cumplir el plan de Rodalies: "No me comeré mis palabras dentro de 5 meses"

El Govern traslada a Fomento su "escepticismo" e insiste en el traspaso de competencias

5 min

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha trasladado este miércoles al consejero de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat, Josep Rull, que cumplirá el nuevo plan de Rodalies en que está trabajando ya el Gobierno central: "No me comeré mis palabras dentro de cinco meses".

Así lo ha manifestado en declaraciones a los medios tras la reunión que ha mantenido con Rull y con la consejera de Gobernación, Administraciones Públicas y Vivienda, Meritxell Borràs.

"Escepticismo" del Govern y petición de traspaso

Por su parte, Rull, que ha calificado el encuentro de cordial, ha trasladado a De la Serna su alto nivel de "escepticismo" ante el nuevo plan de Rodalies y ha insistido en la necesidad de ejecutar un traspaso íntegro: infraestructuras, trenes, vías y catenarias.

El ministro ha dicho compartir con Rull el diagnóstico de Rodalies en cuanto a saturación de líneas, la tensión en la gestión y las posibilidades de mejora, si bien las discrepancias continúan en un baile de cifras: mientras el conseller asegura que solo se ha cumplido un 14% del plan de Rodalies 2008-2015 de 4.000 millones y un 5% del plan de 306 millones para medidas urgentes, De la Serna ha indicado que se han invertido 760 millones entre 2012 y 2016.

"Trabajar de forma compartida"

"Más allá del encaje de cifras, nos interesa trabajar por los servicios y el futuro de los catalanes y de forma compartida con la Generalitat", ha asegurado el ministro, que ha indicado que el Gobierno ya está trabajando en un nuevo plan de Rodalies actualizado, del que no ha detallado inversiones ni prioridades contempladas, que quiere consensuar con Cataluña.

El consejero ha indicado que el Govern está dispuesto al diálogo, pero ha reclamado hechos: "La mejor manera de cumplimiento y el mejor mecanismo de confianza es el traspaso íntegro de Rodalies".

"Lo que decimos lo vamos a cumplir"

Preguntado por si el nuevo plan de Rodalies acordado con la Generalitat será vinculante, De la Serna ha afirmado que será del todo vinculante y que no se centrará únicamente en la infraestructura, sino también en el material rodante y la calidad del servicio al usuario.

Y es que hace unos meses Adif contestó al requerimiento que la Generalitat le envió en junio como paso previo al contencioso administrativo por la desinversión en Rodalies alegando que los acuerdos alcanzados con el Ministerio de Fomento no le vinculaban administrativamente a acometer las inversiones pactadas: "Lo que decimos lo vamos a cumplir. Este ministro no a venir dentro de cinco meses a comerse sus palabras de hoy".

Corredor Mediterráneo

De la Serna también ha destacado el compromiso del Gobierno con el Corredor Mediterráneo, una infraestructura que ha considerado estratégica para el país, y ha avanzado que el Gobierno está trabajando en resolver las incidencias técnicas que están retrasando su puesta en marcha y ha anunciado que en primavera de 2018 se iniciará la circulación de trenes en pruebas en el tramo Tarragona-Vandellòs, lo que permitirá reducir en 35 minutos el tiempo de viaje entre Barcelona y Valencia.

En torno al Corredor Mediterráneo, un punto de encuentro ha sido la voluntad del Gobierno de designar un coordinador técnico, una de las principales reivindicaciones de Cataluña, y De la Serna ha afirmado que ya tiene un nombre pensado, si bien no ha querido desvelarlo.

Por su parte, Rull ha asegurado que pondrá sobre la mesa diversos nombres, ya que, ha añadido, una figura consensuada otorgará más eficiencia a este eje y su desarrollo.

Aeropuertos y puertos

El conseller también ha trasladado a De la Serna su voluntad de que el Gobierno central traspase a Cataluña la titularidad de aeropuertos y puertos, una petición que el ministro ha descartado pero se ha abierto a compartir decisiones en materia de gestión.

También se ha abordado en la reunión la estación intermodal de La Sagrera, de la que Rull ha destacado el entorno de incertidumbre que la envuelve, la necesidad de impulsar la B-40 (conocido como Cuarto Cinturón) y de reducir la siniestralidad en la N-340 y N-240.