Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
David Madí, presidente de Companyia General d’Aigües de Catalunya / CG

La investigación a David Madí por el reparto de fondos de la UE llegará a la Fiscalía Europea

La Audiencia de Barcelona avala la decisión del juez de enviar una conversación en la que aprecia comentarios sospechosos sobre las ayudas comunitarias

4 min

La Audiencia de Barcelona ha avalado la decisión del juez de enviar a la Fiscalía Europea una conversación intervenida al empresario y excargo de Convergència (CDC) David Madí sobre el reparto de los fondos europeos de recuperación, porque no se puede descartar que quisiera "desviarlos" o "invertirlos ilícitamente".

En un auto, al que ha tenido acceso Efe, la sección 21ª de la Audiencia de Barcelona ha desestimado el recurso que presentó la defensa de Madí, al que se adhirió la Fiscalía Anticorrupción, contra la decisión del juez del denominado caso Voloh de remitir la conversación telefónica a la Fiscalía Europea.

La documentación incluida en la causa abierta por el supuestos desvíos de fondos y tráfico de influencias a la sombra del procés independentista incluye una conversación intervenida en que se deduce, según mantiene el instructor, el intento de Madí de influir en el reparto de los 140.000 millones de euros en fondos de reconstrucción destinados a España.

"Sospechas fundadas"

La sala admite que es posible que la conversación intervenida no aluda a "nada ilícito", más allá de las "expectativas de obtención de ayudas europeas". Con todo, señala que tampoco puede descartarse que "la finalidad que animara al investigado fuera la de desviar los fondos públicos obtenidos o invertirlos ilícitamente", por lo que considera que las pesquisas deben seguir su curso. 

David Madí, presidente de Aigües de Catalunya / EP
David Madí, presidente de Aigües de Catalunya / EP

En ese sentido, la Audiencia recuerda que de los autos del caso Voloh se deducen "sospechas fundadas" de la presunta comisión de delitos relacionados con la "corrupción política-económica" y "más concretamente, de presuntos fraudes de subvenciones en los que participaría David Madí junto a otros investigados".

"Merienda de negros"

"...Hay que establecer un canal para entrar... yo me vi... con Foment... formo parte de Foment... y tuvimos una reunión... de pequeño comité... con Iván Redondo... esto será una merienda de negros... son 140 millones", señalaba Madí en la conversación intervenida por la Guardia Civil.

La defensa alegó que la reunión con Iván Redondo a la que alude David Madí se celebró con otras 60 personas de la patronal catalana Foment del Treball, pero la Audiencia cree que de la conversación telefónica se infiere que pudo existir otro encuentro "en petit comité" al margen del anterior.

"Indicios"

El tribunal también discrepa de que el juez instructor no tenga competencias para llevar un asunto a la Fiscalía Europea, tal y como alegó la defensa del empresario. "Si la autoridad judicial puede practicar las primeras diligencias a prevención, no puede serle vedada la facultad de denunciar", argumenta el auto.

"Lo que la sala no comparte es que el juzgado ni siquiera tenga la facultad ni la obligación de trasladar al órgano competente la notitia criminis sin dilaciones indebidas, como lo ha hecho", añade el tribunal. En ese sentido, recuerda que "los juzgados de instrucción tienen la obligación de denunciar ante el órgano competente, en el caso de la Fiscalía europea, hechos que podrían constituir indicios de una presunta comisión delictiva cuya investigación le competa".