Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El diputado de la CUP Xavier Pellicer, en rueda de prensa / EUROPA PRESS

La CUP ve "insuficiente" la energética pública anunciada por la Generalitat

Los 'cupaires' desdeñan la propuesta del presidente Pere Aragonès y comparan su idea con las comunidades energéticas de grupos de vecinos

3 min

El diputado de la CUP en el Parlamento de Cataluña, Xavier Pellicer, ha calificado este martes de "insuficiente" la propuesta del Govern de crear una empresa energética pública, una de las condiciones que pusieron el año pasado los cupaires para apoyar los presupuestos de la Generalitat de 2022.

Pellicer ha descalificado la iniciativa, anunciada ayer lunes por el presidente Pere Aragonès, al considerar que el "nombre grandilocuente de energética pública no corresponde a la realidad". A su modo de ver, esta no sería tal, sino "una comunidad energética" equiparable a la un grupo de vecinos.

Aragonès había anunciado el lunes desde EEUU, donde estos días se encuentra para asistir a la Semana del Clima, la creación de una empresa pública de energía en Cataluña basada en renovables.

Energía procedente de edificios de la Generalitat

La nueva compañía, según el Govern, "servirá para hacer uso de todo el potencial generador de energía que tienen los edificios de la Generalitat". Aragonès considera que esta iniciativa contribuirá a mejorar la eficiencia energética de los servicios públicos.

El presidente de la Generalitat detalló que la Administración catalana tiene unos cinco millones de metros cuadrados de superficie en los techos de sus edificios y en una "parte relevante" de esa cifra se instalarán paneles solares que deberán producir hasta el año 2030 un total de 315 megavatios de potencia. Además de eso, la empresa tratará otros ámbitos, como el desarrollo de puntos de recarga para el parque público de vehículos eléctricos y la gestión de la demanda agreg

"Es insuficiente"

Para la CUP, sin embargo, esta propuesta es "insuficiente" porque no garantiza "el acceso a la luz de la gente" ni hace frente "a la mafia de las grandes empresas eléctricas".

En opinión de esta formación secesionista, hace falta "una empresa de energía pública que se ocupe de la generación, la distribución y la comercialización de la electricidad" para "garantizar el derecho a la energía" de los catalanes.