Menú Buscar
La diputada de la CUP, Eulàlia Reguant, se dirige a la tribuna de oradores del Parlamento catalán, ante la mirada del presidente catalán, Carles Puigdemont, y el vicepresidente, Oriol Junqueras, en una imagen de archivo

La CUP amenaza con dinamitar la legislatura en septiembre si no hay fecha de referéndum

Puigdemont y Junqueras les tendrán que dar argumentos con peso para permitir que la votación se convoque tras las vacaciones de verano

3 min

La CUP ha exigido al Gobierno de Carles Puigdemont que ponga una fecha al referéndum de autodeterminación de Cataluña. El plazo máximo es la segunda mitad de septiembre. Si no es así, buscarán “todas las formas posibles para que la legislatura acabe, abandonaremos el Parlament”, ha advertido este domingo la diputada Eulàlia Reguant en una entrevista en el canal púbico catalán 3/24.

“Consideraría un fracaso no convocar el referéndum”, ha añadido. La portavoz de los antisistema recuerda que su calendario ideal es que se fije una fecha antes del verano. “Por toda la ofensiva judicial y porque sabemos que en agosto es complicado generar ciertos debates políticos”.

Si CDC y su socio de legislatura, ERC, prefieren ir más allá, la CUP les exige “argumentos”. 

Desobediencia con colaboración ciudadana

Reguant ha defendido la “desobediencia como una herramienta, no una finalidad en si misma, para acercarnos a ejercer el derecho a la autodeterminación”. Ha cargado contra un Gobierno y un Tribunal Constitucional que “lo persiguen todo” y asegura que “desobedecer las leyes españolas es la única forma que existe” para alcanzar su objetivo. “Forma parte del camino marcado”.

“Debemos poner las urnas y no amedrentarnos con las amenazas”, ha sentenciado. Pide la colaboración de toda la ciudadanía para conseguirlo. “No existirá una desobediencia institucional que cubra el resto de la actividad”. Indica que es necesario que los catalanes se sumen a esta tendencia y asuman las consecuencias.

Inhabilitación descontada

Dan por descontado que se deberán enfrentar a una inhabilitación, como ha ocurrido con los impulsores de la consulta del 9N. Pero, usando el mismo argumento que Oriol Junqueras, le quita importancia: “Hay más gente dispuesta a continuar”.

Los diputados de la CUP han entrado en el Parlamento catalán con el objetivo de quedarse solo una legislatura. Eso es lo que hará Reguant y el resto de sus compañeros de la bancada antisistema. Su reto es fijar y celebrar el referéndum en como mucho seis meses. Y, si no, volverán a su casa sin problemas.