Menú Buscar
Una imagen de la última Asamblea Nacional de la corriente 'Poble Lliure' Corriente de la CUP exige intensificar boicot empresas Ibex

La CUP rechaza presentarse al Congreso mientras aflora su división interna

La corriente Endavant ha impuesto su criterio frente a Poble Lliure y se mantendrán fieles a su tradición histórica

10.03.2019 20:38 h. Actualizado: 10.03.2019 21:45 h.
4 min

La CUP ha decidido este domingo no presentarse a las elecciones generales del próximo 28 de abril. La decisión la han tomado los miembros del Consell Polític, reunido de forma extraordinaria, al considerar que es mejor centrar sus energías en las elecciones municipales.

Así, los radicales independentistas se han mantenido fieles a su tradición, que niega el carácter representativo de las Cortes Generales y su utilidad política para una fuerza netamente independentista como la CUP. Según un comunicado de la formación, la militancia considera que "no se dan las condiciones necesarias para convertirse en una candidatura auténticamente rupturista y transformadora" en España. 

División interna

La votación de esta decisión ha obtenido 20 votos a favor de presentarse, 37 en contra y 4 abstenciones. Estos resultados, donde cada voto representa una asamblea territorial, demuestran la fuerte división interna que existe en el seno de la formación. La corriente Endavant, el ala dura del partido, era partidaria de no concurrir al Congreso, mientras que la organización Poble Lliure se había mostrado favorable a presentarse a las generales. Finalmente se ha impuesto la primera, que goza de una mayor fuerza dentro del partido. 

En concreto, la propuesta favorable a presentarse a las elecciones generales pretendía bloquear la actividad en el Congreso, mientras que la otra planteaba "otras acciones políticas" como alternativa a concurrir a la cita electoral del 28A. Dichas acciones se debatirán el 23 de marzo en otro Consell Polític, ha concretado la exdiputada Mireia Boya

Las movilizaciones como alternativa

"Queremos destinar todos los esfuerzos para construir las condiciones de la ruptura desde los ayuntamientos", ha afirmado Boya, que ha detallado que la "ruptura desde abajo" proviene de las políticas municipalistas y las "movilizaciones constantes".

En este sentido, ha animado a la ciudadanía a participar en la manifestación independentista convocada en Madrid el 16 de marzo. Con esta movilización pretenden demostrar que "la sociedad catalana no basa solo su actividad política en las instituciones, sino que está en la calle".

Poble Lliure, la clara perdedora

La corriente interna Poble Lliure ha sido la clara perdedora de esta votación, tal y como le ha sucedido en la mayor parte de las decisiones importantes de la CUP. Esta organización, caracterizada por una mayor defensa de la independencia en vez de los postulados socialistas, afirmó este sábado que la CUP debería "asumir el reto de articular una candidatura" a las elecciones generales para ofrecer una opción de ruptura con el Estado.

En un comunicado, esta rama interna se posicionó a favor de presentarse a las elecciones del 28A para representar a aquellos catalanes que quieren romper con el "régimen monárquico español y en favor de la construcción de una República Catalana Independiente".

Una postura que, según Poble Lliure, contrasta con la línea de los partidos independentistas que hasta ahora sí han concurrido a las generales porque adoptan "un discurso reformista totalmente inviable en un estado español en plena deriva autoritaria". Por ello, desde esta corriente defendían que la CUP podía representar en las Cortes a las "decenas de miles de catalanas y catalanes" que están a favor de la "ruptura" de España.