Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El diputado de la CUP, Dani Cornellà, junto a alcaldes y concejales, ocupando una oficina de Endesa en protesta contra el precio de la luz / CUP

La CUP ocupa una oficina de Endesa en Girona para protestar por el precio de la luz

Los antisistema reclaman una empresa energética pública para combatir los "oligopolios energéticos"

2 min

El diputado de la CUP Dani Cornellà y varios alcaldes y concejales de la formación han ocupado esta mañana unas oficinas de Endesa en Girona con gritos de “Endesa nos roba” para protestar por el aumento del precio de la luz.

Dani Cornellà ha denunciado, en un comunicado, que "mientras que las grandes empresas eléctricas nutren sus consejos de administración con antiguos cargos políticos, obtienen beneficios millonarios a costa de especular con derechos esenciales". En relación con las medidas adoptadas por el Gobierno, el mismo diputado de la CUP las ha considerado como "insuficientes y temporales".

Modelo completamente público

Según Dani Cornellà, "la electricidad no puede ser objeto de especulación, no puede ser que el 90% del sistema eléctrico esté controlado por oligopolios energéticos y que se enriquezcan con el empobrecimiento de la mayoría de la población".

La CUP preconiza avanzar "hacia la plena soberanía energética" y para hacerlo cree que "el primero paso es impulsar una empresa energética pública" y también pasa por "aprovechar la transición energética para planificar las renovables, tal y como prevé la Ley Catalana del Cambio Climático". Los anticapitalistas ven "urgente y necesario" darle la vuelta al modelo energético para que "la generación, el transporte y la distribución de la electricidad sean públicas, transparentes y democráticas, así como para garantizar el acceso democrático a la población".